diumenge, 20 de gener de 2019

EL SEÑOR FERNANDO TRIUNFA EN LA BENEFICENCIA DE 1881

El 5 de junio de 1881 se celebró en la plaza de Madrid la corrida a beneficio del hospital provincial, con la asistencia de los reyes y de una notable representación de la corte. Se lidiaron cuatro toros de Veragua y cuatro de Núñez de Prado por parte de los diestros Lagartijo, Curro Arjona (hijo de Cúchares), Ángel Pastor y Fernando Gómez ‘Gallo’, que fue el triunfador de la tarde.
Esta es la crónica de las dos faenas del señor Fernando publicadas en El Enano:

Por Candilejo atendía el cuarto de la tarde, de Nuñez de Prado: negro, bragado, corto y algo caí
Ángel Pastor

do de cuerna, voluntario y sin codicia, aguantó dos puyazos de Pepe Calderón, cinco de Manuel y uno de Canales, dejando caer en tierra una vez. al primero, otra al tercero y dos al segundo.
Hecha la señal de parear salieron a cumplir su cometido Anillo y Cuatrodedos, colocando el primero : uno chinesco al cuarteo y otro del mismo modo algo abierto, y el segundo medio chinesco, al cuarteo, y uno bueno aprovechando. En este estado pasó a la suerte fatal Candiíejo, sin desmentir las condiciones que demostrara desde e[ principio de su lidia.
Lagartijo
"El Gallo, adornado de grana y oro, se dirigió á su antagonista y le propinó una estocada corta, perpendicular y ladeada, á la que siguió otra honda algo contraria y ladeada arrancando, precedidas de trece con la derecha. Cuatro naturaiés y ocho de telón, acabando la faena con un descabello á pulso á la primera.
Currito ayudó al Gallo en la faena que fue aplaudida con justicia por el desenlace

El último fue retinto oscuro, albardao, listón, bragado, corniabierto y salpicado por detrás; así cogió y derribó al caballo de Badila, que después puso cuatro varas, castigando Agujetas tres veces. Los jinetes sacaron heridos de muerte los pencos.
El toro era de Veragua, y se llamaba Alfarero. Anillo puso un par, y Cuatrodedos par y medio, y el Gallo dos: una buena estocada (algo contraria) después de tres pases cambiados y tres naturales. La faena de la larde.



dimecres, 16 de gener de 2019

RAFAEL Y JOSÉ EN EL NO-DO

Rafael en plena partida. (Foto: www.rtve.es)
El mítico NO-DO, que durante varias décadas se proyectó en todos los cines de España como previo a la película, tituló el número del 1 de enero de 1.955 'Cuando la afición espera. Toros y toreros en invierno'. 

En el reportaje, de poco más de diez minutos, hay dos citas a los hermanos Gómez. A los 55 segundos se muestra la chaquetilla que vistiera José en su última tarde en Talavera, expuesta en el museo taurino de Madrid. Al minuto y 36 segundos es Rafael quien aparece jugando a las cartas con unos amigos en un ambiente típicamente taurino. 

En el siguiente enlace de la Filmoteca Española se puede acceder a la filmación:

diumenge, 13 de gener de 2019

'EXHORTACIÓN A GALLITO' POR GERARDO DIEGO

Gerardo Diego, en su libro 'La suerte o la muerte', no solo se ocupa de Rafael y José sino que también lo hace de su sobrino Rafael.


EXHORTACIÓN A 'GALLITO'

(Rafael Ortega Gómez)




Al verte aquel día
vestido de luces, 
me bailó por el talle una zambra 
de lances y frunces.

Otra vez mi cuerpo
de mis quince años,
jugando a los toros allá en la alameda
con chiquilicuatros.

Cabeza de toro,
el mimbre y las astas.
Muleta y capote de aquel maletilla
que fue a Salamanca.

Espada de palo,
banderillas rizas.
Lección de toreo -bautismo de estética-,
viriles primicias. 

Músicas juncales
 de los pasodobles
y el descubrimiento del sur perezoso
que me reconoce.

Sierras, vegas, ríos,
toda Andalucía
que viene a mi encuentro volcada en un toro
de infancia y de brisa.

Déjamelo solo,
tráemelo que juegue. 
Pasa, pasa y pasa; cuádrate que quiero
jugar a la muerte.

Ay mis quince años
como quince rosas,
como quince verónicas lentas
 que se me deshojan.

Al verte, 'Gallito',
 vestido en la plaza,
comprendí que el secreto del tiempo
sin vuelta ni trampa

lo lleva el torero
que rige la lidia,
la llave la lleva la espada heredada
de la dinastía,

y un pase ayudado
de los que tú trenzas
 dibuja en el aire siglos de fragancia
de egipcias soleras.

Vístete de luces,
cíñete en las suertes, 
cúbrete de espumas, repica la gloria
de los Rafaeles.

Quiña tus malicias,
hechiza tus flechas,
y al doblar el lance, delicadamente
tuerce la cabeza;

que una sola gota
de ese mar de sangre
 que nos arrebata,
nos pinta los labios de sales y soles,
nos unge las sienes de fiebre y de nácar. 

dimecres, 9 de gener de 2019

RAFAEL SENTADO EN UNA SILLA

Gerardo Diego, en el libro referido en nuestra última entrada, dedicó otro poema a Rafael.


SENTADO EN SILLA

Rafael pide una silla.
-¿Silla? ¿Una silla? - De paja.
Ya han encontrado la alhaja.
Ya se sienta en su Sevilla.
¡Cálculo de maravilla!
Tres, de maestro, le ha dado:
alto, de pecho, ayudado.
En trono de querubines 
y cantando por bajines.
Todos de pie. Y él sentado.

diumenge, 6 de gener de 2019

LAS LARGAS DE RAFAEL VISTAS POR GERARDO DIEGO

Gerardo Diego, gran poeta y excelente aficionado, publicó en su libro 'La suerte o la muerte, Poema del Toreo' varios poemas dedicados a la dinastía de los Gómez. La obra fue publicada en 1.963 por el Banco de Santander y tuvo una tirada numerada de 2000 ejemplares. En la página 21 se puede leer...

Portada de la primera edición
del libro.


LAS LARGAS DE RAFAEL 'EL GALLO' 

I

Con la larga cordobesa,
Rafael, llévate al toro.
Con la larga cordobesa
que cae del hombro y no pesa,
que cae del hombro y no cesa
de prolongar desmayando
su decoro.

Con la larga cordobesa
-le vieras, señor Fernando-
échate a la espalda el toro.
Con la larga cordobesa,
larga como una promesa,
tráete ya el toro a la cola
como al paje la princesa.
("Córdoba, lejana y sola")
Con la larga cordobesa,
río largo, río fiel
que de tu hombro derramas.
Con la larga cordobesa.
Acuérdate que te llamas 
Rafael.

II

Con la larga afarolada,
abre ya al viento esa flor,
que pronto estará arrugada,
deshojada,
sin corola y sin fulgor.
Con la larga afarolada,
que te espía
la gitana escarolada
y bravía
para copiarte el revuelo 
de tu capote a la espalda
y salpicarse hasta el pelo
los volantes de la falda.
Con la larga afarolada,
que se cerraba y se abría,
 que se abría y se cerraba.
Con la larga afarolada,
la más breve flor, que ardía
en un suspiro -ay, María-
y en un soplo se apagaba.

III

Y otras largas, Rafael,
siempre a punta de capote
 a hilvanar bien el derrote
contra el pliegue timonel.
Tu fina estatua de sal
-miraste atrás de reojo
por si el toro te seguía-
se cimbrea
con la larga natural
o con la larga cambiada.

Y siempre el ámbito rojo
vuela, ondea
y a tu cintura se lía.
Larga la larga estirada,
larga la larga torera,
Rafael,
que gira la plaza entera
concéntrica del burel,
volandera
en torno a tu cadera.

dimecres, 2 de gener de 2019

JOSELITO EN LOS CARTELES DEL PUERTO

Fue en 2002, y gracias a la inspiración del pintor Pedro Escacena, cuando los nombres de Joselito y El Puerto volvieron a unirse en un cartel. El de Gelves sirvió de reclamo para captar la atención de los aficionados de cara a las tres novilladas que iban a celebrarse en aquel verano. 

José aparece vestido de cielo y oro dispuesto a dar un pase cambiado. A sus pies un sombrero y junto a él el famoso azulejo que recoge sus palabras: "Quien no ha visto toros en El Puerto, no sabe lo que es un día de toros".

En las combinaciones destaca la presencia de José María Manzanares y de Octavio Chacón, ambos matadores de toros en la actualidad, y del malagueño Salvador Vega, que tuvo su ambiente no hace demasiado tiempo...

diumenge, 30 de desembre de 2018

UNA POESÍA DE LA CORRIDA DE LA PRENSA DE 1916

Así mató Rafael a su primero. (Foto: Toros y Toreros)
El 3 de julio de 1916 se celebra en Madrid la tradicional Corrida de la Prensa. Como en años anteriores la comisión contrata toros de dos ganaderías -Duque de Veragua y Eduardo Miura- y anuncia cuatro diestros: Rafael y José Gómez Ortega, Rodolfo Gaona y Juan Belmonte. 

La tarde se la lleva, por número de trofeos, Rafael, que pasea una oreja del primero. José anda lucido con su lote, Rodolfo desdibujado y Juan, desigual. Al día siguiente la revista 'El Toreo' da buena cuenta de cuanto sucedió y describe con esta poesía los prolegómenos del evento.






LA EXTRAORDINARIA

¡Gran corrida extraordinaria
a las cuatro de la tarde;
eso dicen los carteles
de colores nacionales:
matan los Gallos, Gaona
y Belmonte ¡casi nadie!
Todo es júbilo la Villa
famosa del Manzanares;
¡qué movimiento! ¡qué bulla!
¡qué animación en las calles!
¡cuántas mujeres hermosas!
¡cuántos lujosos carruajes!
¿Quién deja de ir a los toros,
si hay entusiasmo tan grande
por Gaona, por Belmonte
y los Gallos... ¡los cuatro ases
de la baraja taurina!;
por los cuatro chicos grandes
que con el traje de luces
hacen lo que no hace nadie?
¡Ea, a la plaza, a la plaza,
que hoy será una buena tarde,
y allí hay sol, luz y colores,
y alegría en los semblantes,
y flores en abundancia
y gente de todas clases
y mantones de Manila
y mujeres como arcángeles!
Calesero, date prisa,
sube de un salto al pescante,
fustiga a las cuatro jacas
y que corran más que el aire.
¡A la plaza, corre, corre,
porque quiero llegar antes
de que salgan las cuadrillas
que hoy mandan,., ¡los cuatro ases!

                                                             Gonzalo Cantó