dimecres, 23 de maig de 2018

UNA TARDE SIN PENA NI GLORIA DE FERNANDO EN LA MAESTRANZA

Fernando.
Rafael El Gallo tomó la alternativa en la primera de las corridas de la Feria de San Miguel de 1902, celebrada en La Maestranza el 28 de septiembre. Dos días después otro gallo, Fernando, volvió a torear sin que, a juicio de Luis Cornella en 'El Toreo', hiciese nada destacado. Con el medianode los Gómez hicieron el paseíllo Camisero y Rerre con astados de Joaquín Muruve.

En 'El Toreo' se dice de Fernando que "El trabajo, en conjunto, de este muchacho, resultó, como vulgarmente suele decirse, ni fu ni fa. Ni dio motivo a censuras ni mereció grandes elogios. Al segundo de le tarde lo pasó con ciertas e injustificadas precauciones, y después de tres pinchazos, sin entrar en ninguno por derecho; media estocada desprendida, por echarse fuera desde el momento de engendrar el arranque; otra media, casi en el gollete, entrando con exagerado cuarteo, y un intento de descabello, dobló el noble bicho para no levantarse jamás. El público, no obstante, guardó silencio al terminarse esta faena. En su segundo, quinto de la tarde, estuvo, en mi opinión, casi tan desacertado como en su primero. Lo toreó de muleta con despego y movimiento, y lo hizo arrastrar después de proporcionarle, sin estar e! toro en condiciones, media estocada honda y atravesada y una entera con tendencias. El público le tributó algunas palmas. Toreando de capa a los dos que le tocaron en suerte, no hizo nada notable. En quites, procuró agradar. En banderillas, muy bien".

Sedano da cuenta en 'La Correspondencia de España' de la presencia de los coros Clavé, que previamente al espectáculo recorrieron en grupos las calles de la población. ¡Tiempos en los que en Cataluña se apreciaba el toreo sin complejos!

diumenge, 20 de maig de 2018

EL PRIMER GALLITO EN 'BOLETÍN DE LOTERÍAS Y TOROS'

Grabado de La Maestranza.
El número 588 de 'Boletín de Loterías y Toros', da cuenta en el número aparecido el 3 de junio de 1862 de una corrida celebrada en La Maestranza en la que intervino como banderillero José Gómez 'Gallito I'. 

El espectáculo tuvo lugar el 18 de mayo lidiándose ocho toros de Anastasio Martín por las cuadrillas de Domínguez y  El Tato. El parte del primer tercio dice así: "Los toros han tomado 97 varas; han matado 19 caballos, y causado 19 caídas. La presidencia (del alcalde Vinuesa) acertada y la lidia un completo herradero."

Gallito intervino en la lidia de 'Cedacero', el tercero: "... berrendo en castaño, gacho y duro al hierro; tomó una vara de Ceballos, perdiendo un jaco y sufriendo un porrazo mayúsculo que le privó del pesquí y lo llevaron a la enfermería; saliendo en su luigar el bueno de Calderón, quien le dio cinco excelentes puyazos en los medios, perdiendo el jamelgo, siendo muy aplaudido; Juaneca le puso tres varas desmontándolo, y Pinto una, tomando el olivo y perdiendo el caballo. Ceferino le puso dos pares, y el Gallito uno de frente y cuarteando; y Domínguez, después de pasarlo con uno do pecho, otro cambiado y dos con la derecha, lo mató de una corta y bien dirigida recibiendo, descabellándolo a la primera vez que lo intentó. Fue muy aplaudido".

Volvió a faenar en el séptimo: "...llamado Picudo, berrendo en negro, bien armado y blando; tomó de Calderón dos varas; del sobresaliente Cajosa cuatro, y de Juaneca cinco, perdiendo el caballo. Ceferino y el Gallito le pusieron cuatro pares cuarteando; y Jaqueta, que vestía verde y plata, después do pasarlo con cuatro naturales, una dando una vuelta y otra con la derecha, lo mató de un pinchazo a volapié, siendo desarmado, y una corta buena á paso do banderillas". 


dimecres, 16 de maig de 2018

NONAGÉSIMO OCTAVO ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE JOSELITO

Talavera recordará a Joselito hoy miércoles 16 de mayo, con motivo del 98 aniversario de su muerte. La plaza donde ocurrió la tragedia acoge a las 10 de la noche la representación teatral 'Diálogos de sofá' que correrá a cargo de la Escuela de Teatro y Cine Joaquín Benito de Lucas. 

Bajo la dirección de Antonio Sanmiguel, y con guión de Álvaro Muñoz, intervendrán los actores y actrices María Teresa Frontelo, Roberto Jifer, José Manuel Herández y Vicente Basilio.

diumenge, 13 de maig de 2018

RAFAEL TOREA ESTA TARDE

Javier Vellón


El escritor Wenceslao Fernández –Flórez publicó en el ABC del 16 de abril de 1917 un excelente reportaje en torno a la figura de Rafael horas antes de salir para la plaza de Madrid, donde toreó el día anterior. Ofrecemos varios fragmentos del texto.

RAFAEL TOREA ESTA TARDE

En el hall del Palace Hotel á esta hora del mediodía, no hay más gente que la que rodea al torero. Rafael el Gallo, cetrino, menudo, vestido de gris, se acomoda en un sillón de bejuco, cerca de un velador lleno de copas donde aún brilla, el tono granate del vermut. Después de nuestra llegada hay un silencio. Alguien dice:
—¡ Mal anda el tiempo ¡
 Rafael mira las cortinas que restallan sobre la cúpula de vidrios del hall. Bosteza, Luego nos asegura que á él lo que más daño le hace es el frío. Una voz insinúa que, en efecto, nada hay más terrible que el frío. Volvemos á callar. Pepe Lañas ofrece al torero un estuche que contiene una botonadura de filigrana, regalo de un ganadero salmantino que ya falleció. Se hacen uno vagos comentarios
—Es muy torera.
 —Tan sólo hay un platero que la fabrique en Salamanca.
 —Me la pondré hoy. […..]
Lo primero que vemos en el cuarto de Rafael, al entrar, es un chino. Despuég resulta que es el propio Gaílo. De espalda, con un amplio pijama azul, la calva y la trenza colgante, la ilusión fue perfecta. Antonio, el mozo de estoques grueso y maduro, locuaz, todo de gris gorra y traje y pelo, va y viene. El Sr. Gómez se dispone, al fin, á vestirse. Mientras se descalza entablamos un breve diálogo. Porque nosotros comprendemos que nuestro deber es hablar de los toros con cierto entusiasmo. Antonio explica que los de la corrida 'anterior eran muy grandes.
—¡ Claro—balbuceamos- con es nuevo reglamento!
—Sobre todo, señores—dogmatiza Rafael, arrancándose los calcetines—, que los toros han de ser mirados como los caballos de carreras: tienen que tener sangre, finura... Nos echan toros normandos...
Se interrumpe para dolerse de que el humor herpético de la cabeza ee le haya bajado á las piernas; las frota y hace caer una sutil caspilla. Ponemos un gesto de compunción. Antonio asegura que aquello es conveniente. Tranquilizados ya, proseguimos :
—i Ese reglamento! (damos un hondo suspiro). ¡Mire usted que suprimir la suerte del coleo ; tan bonita como era!
El mozo de estoques nos mira con alguna extrañeza; nlos ruborizamos, porque, pese á nuestra ponderación, no sabemos lo que pueda ser la suerte del coleo. De esta vergonzosa sensación de ignorancia pasamos bruscamente a una sensación de estupor. El desnudo pie del Sr. Gómez se ha alzado hasta apoyarse en el asiento de una silla, y estamos en presencia del juanete más pujante y lozano que pudo existir jamás.
-¡Todo es grande en este hombre!-pensamos, retirándonos un poco para dejar espacio en la habitación a las evoluciones del juanete.
El diestro se faja los pies con meticuloso cuidado; se pone unas medias de lana, luego otras de seda, después se calza las zapatillas; la formación simétrica de los lazos le preocupa hondamente; moja sus dedos en la boca para facilitar la operación; á fuerza de saliva, los lazos quedan correctísimos. Entonces, el torero se enfunda en el pantalón y se acerca á mirar el cielo, tras los cristales.
Miramos también. Un entierro pasa á lo lejos, junto al hotel Ritz. ¿Lo vio este hombre supersticioso...? Si lo vio, esta tarde, los que asistan á la corrida, tendrán ocasión de presenciar las espantás. […]
—Rafael, ¿nos vamos? Van á dar las tres y media ya.


 Rafael se pone la chaquetilla sobrecargada de oro. Aún graniza. Frente á las ventanas del hotel hay un coche parado. El cochero, oculto bajo el paraguas, fuma con filosofía. Detrás de él, burlonamente, las esferitas blancas brincan y repiquetean sobre el charol del carruaje.
—Vamos allá.
Salimos apelotonados, para que la gente que haya en el hall pueda apreciar que somos muy amigos del Sr. Gómez, al que algunos llaman también el Gallo.

dimecres, 9 de maig de 2018

RAFAEL EL GALLO EN EL ALMANAQUE DEL TÍO JINDAMA

Foto de Rafael aparecido en el almanaque.
'El Almanaque del Tío Jindama para 103' publicó la siguiente reseña sobre la última temporada de Rafael como novillero y sus inicios en el escalafón superior:

Rafael Gómez (Gallito), estaba casi olvidado como novillero, y sin duda se sacudió las plumas y se lanzó a la pelea ganoso de volver a ser alguien entre los toreros. 

Gustó mucho en dos novilladas que toreó en Sevilla, y de ellas salió comprometido para tomar la alternativa en la feria de San Miguel.

Cuando tomó la investidura habáa toreado 17 novilladas en Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, Sevilla, Málaga, Castellón, Barcelona, Calañas y Fregenal . Como matador de toros toreó dos en Sevilla y dos en Barcelona con regular éxito. No sabemos lo que dará de sí como matador; y por eso no le juzgamos. Veremos a otro año.

diumenge, 6 de maig de 2018

EL SEÑOR FERNANDO EN EL ALMANAQUE DEL TÍO JINDAMA

'El Almanaque del Tío Jindama para 1902 publicó en su sección 'Recuerdos' la siguiente semblanza de Fernando Gómez 'El Gallo':

El señor Fernando en
la publicación aludida.
"Si bien es verdad que no fue Fernando un monstruo si se le compara con los grandes colosos Rafael y Salvador, es muy cierto que si hubiera muchos toreros como él ganaría el arte mucho y no se vería como hoy se ve, casi abandonado por los que están obligados a velar por su pureza y encumbramiento.
Allá por el invierno de 1878 hizo de su casa una universidad taurina, llevando allí a buen número de aficionados distinguidos y ganaderos, con el fin de disertar sobre las suertes del toreo y sobre los méritos de cada uno de los toreros de entonces y de los anteriores a aquella fecha.
Aquellas reuniones tomaron carácter serio y dieron no poco que hablar en Sevilla y en todos los círculos en que se reunían aficionados, llegando a ser pesadilla de algunos toreros. 
Solamente por esto y haber visto lo que podía ser Guerrita, merece Fernando Gómez recuerdo imperecedero de todos los buenas aficionados, pues habiendo muchos que tan en serio tomaran el prestigio de su profesión, no llegaría el arte del toreo a donde seguramente llegará si no salen algunos que, como el Gallo, sepan darle la importancia que tiene". 

dimecres, 2 de maig de 2018

EL SEÑOR FERNANDO TOREA EN LA HABANA

Plaza de toros de La Habana.

La revista ‘El Toreo Sevillano’ recoge el domingo 3 de marzo de 1889 una crónica, firmada por Tabardillo, de la corrida toreada el 27 de enero en La Habana por Fernando ‘El Gallo’ y el valenciano Fabrilo. Día lluvioso en el que los espadas reconocen el ruedo antes de hacer el paseíllo. Durante el mismo resbaló el caballo del alguacilillo y dio con sus huesos en la arena.

Reproducimos a continuación cuanto dice de la labor realizada por el señor Fernando:

“Saltó al ruedo el primero, de pelo salinero y sin divisa alguna; tomó un puyazo primero de Crespo, la res cae al suelo y proporciona en una vara un tumbo al Portugués al quite Fernando, palmas; dos varas más recibió del segundo y una del primero.
Por poco alcanza en un arranque al Morenito, que tenía los palos: después clavó un par de los de olé en las mismas péndolas; síguele el Cuco con un par desigual y delantero. El toro salta por entre el tendido 7 y 8, cierra el tercio Antonio con un buen par; el Creu se quedó con un par en las manos.
Llegó a manos de Fernando, que vestía de corinto y oro; para hacer boca empezó el matador con uno natural, dos ayudados y otro natural, largandole un buen pinchazo; trasteó de nuevo, pisó el toro el trapo y se quedó desarmado; vuelve a trastear, pinchó cogiendo hueso y endispués (sic) atizó el volapié padre, hasta la taza; se echa el animal y lo levanta el puntillero, acertando después a la primera: palmas merecidas. (…)

Ya está el tercero en la plaza. Era negro ‘bragao’, marcado con el núm. 62, bien puesto; dicen que se llamaba ‘Tomatero’, sin divisa como los anteriores; del Portugués aguantó una varita, sacando el potro mal ‘ferido’; tres de Crespo a cambio de una caída; el Chato sufrió una colada y clavó una vara.
Aranzaenz deja medio par; el Morenito uno al relámpago, la rematando en las tablas; el primero clava un par abierto.
Fernando está ante su enemigo a quien encontró entero por completo; la faena empleada fue de tres naturales, dos con la derecha y uno ayudado para pinchar una vez y verse obligado a tomar el olivo; pinchó de nuevo una vez sin soltar; dos veces más a la media vuelta; después dio media estocada un poquito caída, de la que se echó; vuelve a levantarse y el puntillero la remató a la segunda. (…)
Estamos en el quinto, bragao, listón y dicen que se llamaba ‘Renegado’, de Cámara. El Gallito quiso dar el quiebro, se arrodilla, no parte el toro y se levanta a tiempo. Dos medias verónicas dio y oyó palmas. Cuatro varas recibió del Chato, por un tumbito y dos de Cachero.
Los espadas en los quites oportunos. Un buen par de Creu, otro desigual, dos buenos pares de Aranzáez y pasó a manos de don Fernando. Siete naturales, cuatro ayudados y uno cambiado, fue el preludio de media en su sitio; más faena para pinchar una vez, sale perseguido y con el trapo cambió los terrenos al bicho; un nuevo pinchazo; media estocada; previos los necesarios pases, otro pinchazo, y lo remató a pulso, a la primera”.

Paco Fabrilo trasteó bien al natural y mató tras varios viajes al segundo. Ante el cuarto, poco hábil con el estoque, estuvo ¡veintitrés minutos! trasteando. Enmienda la plana con el último, de Juan Vázquez, acabando de media al primer intento.

Remata ‘Tabardillo’ enjuiciando a los diestros: “El Gallo trabajador y admirable en los quites y animado en la muerte del primero. En su segundo, si se tiene en cuenta que el animal estaba incierto, hizo lo que debía. En el tercero, bien con la muleta”.