diumenge, 28 d’abril de 2013

RAFAEL EL GALLO EN BUEN HUMOR

El Gallo, blanco del humor.
La revista Buen Humor dedicó algunas perlas a plasmar la personalidad de Rafael Gómez “El Gallo”. La publicación vio la luz el 4 de diciembre de 1921 y perduró diez años. Subtitulada “semanario satírico”, tenía 24 páginas, las interiores en blanco y negro y el resto en cuatricomía. Sus medidas eran de 20 x 26 cms. y su precio de 40 céntimos. Fue su fundador Antonio Villahermosa y Borao (1869-1954) y se imprimía en Gráficas Reunidas, S.A. Su aparición coincidió con el advenimiento de una nueva mentalidad europea que se orientaba hacia el porvenir; la radio, el automóvil y el avión auguraban un futuro trepidante; surge un sentido desdramatizado de la existencia; el fox-trot y el jazz-band imponen ritmos nuevos; las vanguardias irrumpen poderosas en todos los terrenos del arte; los surrealistas comienzan a explotar analogías humorísticas imposibles; y en la España dominada por la mediocridad y la rutina hay quien quiere abrir puertas al vendaval renovador...

Ya en el número 4, de 25 de diciembre de 1921, en La cena del poeta Enrique Polo afirmaba sobre una tradición tan típicamente navideña:

Es la hora de la misa del Gallo, que no me explico por qué razón la oye tanta gente, cuando sólo debiera oírla Rafael Gómez Ortega, y si acaso su cuadrilla. 

Al año siguiente, en el número 16 de 19 de marzo, el mismo Polo escribía en el Diccionario de Buen Humor como primera entrada de la letra G, satirizando la fama de diestro medroso de nuestro personaje:

Gallo.— Cosa que ha dado lugar a enormes escándalos en espectáculos públicos, en forma de pateos, broncas y denuestos. Es indiferente que la frase se refiera a una nota chillona, estridente y desafinada de un cantante, o a otra cosa llamada Rafael Gómez Ortega. En ambos casos, el tumulto público suele ser disparatado e inenarrable. 

Un mes después, el 16 de abril, en el número 20, Néstor O. Lope relacionaba en el artículo ¿La crisis de la vivienda? una lista con supuestos domicilios de famosos de la éopoca

Rafael Gómez (Gallo), — Silva, número 832. 


Buen Humor convocaba concursos en los que sus lectores podían hacer aportaciones recompensadas con premios. Explicando uno de ellos en el número 25, de 21 de mayo de 1922, vuelven a referirse al Divino Calvo:

Esto no quiere decir que los caballeros, los pollos tiernos, y hasta el Gallo (Rafael), queden excluidos del concurso en cuestión; pues aunque el premio que ofrecemos es femenino por su aspecto, su elegancia y su uso, si un caballero resulta agradado (que lo dudamos, dada la epidemia de fealdad reinante), puede y debe obsequiar con él a la señora de sus pensamientos, de sus afanes y de sus ansias; y si no está enamorado, a la señora de su más íntimo amigo; y si no dispone de amigos íntimos, a una de las hijas del jefe de la oficina donde preste (o venda, o alquile) sus servicios. Y si está solo en el mundo, puede también vender nuestro obsequio en pública subasta, y comer unos días de lo que saque. 

Unas páginas más adelante, en Paralelos humorísticos, nueva referencia al diestro:


OBRAS DE TIRSO DE MOLINA 

El burlador de Sevilla. — Rafael Gómez (Gallo), que además es burlador de las otras cuarenta y ocho provincias españolas y de los respectivos reglamentos de las corridas de toros que tiene cada una.


En el número 227 de  4 abril 1926 hay un pie de foto en el que se ve a unos niños representando teatro ante una casa de juguete coronada con una veleta en forma de gallo:
Buen Humor ha descubierto una Compañía Tchico escolava de Género chicos. Vean una escena de El Gallo Veleta (no es Rafael Gómez) representada por loa tres actores más grandes de la escena contemporánea.

Al año siguiente, el 19 de junio, en el número 290, son los lectores quienes aportan chistes:

Exámenes de Latín.

Profesor.- ¿Cómo se llama el gallo?

Alumnos.- En latín no lo sé; pero en castellano se lo diré inmediatamente.

Profesor (sorprendido).- Pues bien, dígamelo usted en castellano.

Alumno.- Rafael Gómez.

El tío Paco.- Zaragoza

En un breve, se puede leer lo siguiente:

ESTAFETA TAURINA

DON ROQUE RUIZ. BARCELONA.—La única estocada bien puesta que ha administrado Rafael Gómez Ortega en su larga vida, la dio en Chinchón el año del cólera y todavía la está cacareando por ahí. 
Sepa usted, pues, que el Gallo cacarea más de lo que debía cacarear.


De nuevo hay una referencia a los pocos arrestos del coletudo en el número 291,de 26 de junio:

Noticias sueltas

El desmesurado y genial torero Rafael Gómez Gallo está ligeramente enfermo de indigestión por haber comido carne de toro en malas condiciones.
Era la única manera de que un toro le hiciese daño a Rafael: en filetes y guisado.

El 2 de octubre escribía Ernesto Polo en Información Telegráfica un delirante relato en el que un chino que vende collares de perlas llora desconsoladamente a la puerta de una joyería cuyo dueño lo denuncia porque “el manchú estaba autorizado para desprenderse de perlas sólidas, pero nada más”:


El incidente ha tenido aquí más resonancia que si Rafael Gómez "el Gallo" se hubiese presentado con el pelo a lo "garçon". 

Finalmente, el 10 junio de 1928 Luis de Tapia hace en Charlas Dominicales una reflexión sobre la pena de muerte:


Y nosotros proponemos, cual transacción, el nombramiento de los pertinentes comités paritarios. Un representante de los verdugos, y otro de los reos. Y como presidente del Tribunal, Rafael Gómez, "El Gallo", que en esto del matar es neutral completamente, ya que unas veces mata, y otras, ¡se los deja vivos !... 

dimecres, 24 d’abril de 2013

ELEGÍA A JOSELITO DE GERARDO DIEGO

El poeta.

El poeta de la Generación del 27 Gerardo Diego (Santander, 3 de octubre de 1896 – Madrid, 8 de julio de 1987) se aficionó al mundo de los toros a los catorce años, el día que asistió por primera vez a una novillada. Fue precursor entre sus compañeros de movimiento en la composición de poemas taurinos. Ya en agosto de 1926 escribe, entre otros, Elegía a Joselito. Más tarde vieron la luz La suerte o la muerte – Poema del toreo, del que el cantaor Diego Clavel hizo una excepcional versión flamenca,  y El Cordobés dilucidado.


Con motivo del VII aniversario de la muerte de Joselito se celebró en el Teatro Cervantes de Sevilla una velada necrológica el 16 de mayo de 1927. En ella estaba anunciado Gerardo, pero no pudo asistir. 

El poema que nos ocupa dice así:


En las manos piadosas de Rafael, de Ignacio y de José María.

Lenta la sombra ha ido eclipsando el ruedo.
Ya grada a grada va a colmar la plaza.
vino triste de sombra, vino acedo
El torero.
tiñe ya casi el borde de la taza.

Fragilidad, silencio y abandono.
Cobra el gentío un alma de paisaje
mientras siente el torero hundirse el trono
y apagarse las luces de su traje.

¿Y para qué seguir? La gloria toda
no redime un azar de aburrimiento.
Lo mejor es dormir –ancha es la boda-
Largo y horizontal a par del viento.

Un lienzo vuelto, una última voz –toro-,
un gesto esquivo, un golpe seco, un grito,
y un arroyo de sangre –arenas de oro-
que se lleva –ay, espuma- a Joselito.

José, José, ¿por qué te abandonaste
roto, vencido, en medio a tu victoria?
¿Por qué en mármol aún tibio modelaste
tu muerte azul ceñida de tu gloria?

Cinta ya fugitiva, nada vive
de tus claros millares de faenas.
Y resbalan memorias en declive
igual que de las manos las arenas.

Los quince años, espigado tallo,
juego y donaire y esbeltez gitana.
Un nuevo Faraón –cresta de gallo-,
ágil la línea y fresca la mañana.

Y una tarde –heredada prenda, el ángel-
aquel beso en la frente decisiva
sellando –era la feria del Arcángel-
la ceremonia de la alternativa.

Y después, cuántos largos esplendores
Sobre efímeras llamas de toreros.
Ojos, bocas. Los palcos tentadores.
Sur de mantillas, norte de sombreros.

La verónica comba, el abanico,
la larga caligráfica y precisa,
El galleo –a los hombros el hocico-
y el arrancar –trofeo- la divisa.

El quiebro repetido, el par al sesgo 
o en diametral oposición forjado,
dibujando en la arena, a flor de riesgo,
un radiante teorema entrecruzado.

Y la embriaguez, tú con el bruto a solas,
olvidado de Dios y de la vida,
hasta triunfar sobre las ciegas olas
del corvo instinto la invisible brida.

Y las órbitas rojas de los pases
ceñidas siempre en torno a tu cintura, 
y el fulminar tu espada en tres compases
una vida burlada en escultura.

La lidia toda, atada y previsora,
sabio ajedrez contra el funesto hado.
Gesto de capitán, cómo te llora
la cofradía del aficionado.

Y todo cesó, al fin, porque quisiste.
Te entregaste tú mismo; estoy seguro.
Bien lo decía en tu sonrisa triste
tu desdén hecho flor, tu desdén puro.

diumenge, 21 d’abril de 2013

RAFAEL EL GALLO REGRESA A ESPAÑA


Javier Vellón firma el siguiente texto sobre la llegada a España de Rafael El Gallo.


El 4 de marzo de 1934, a las 20’30, el vapor Cabo San Agustín llegaba al puerto de Cádiz. En él viajaba Rafael el Gallo tras cinco años en América. El diestro, de 51 años, procedía de Argentina último país de su periplo por el continente americano.
Rafael volvió a España con una importante exclusiva del empresario Pagés, que pretendía, junto con la reaparición de Juan Belmonte, contrarrestar los problemas que algunos toreros y ganaderos le habían planteado en su labor al frente de la plaza de Madrid. La pugna había llegado a un punto tal que se hablaba ya de boicot de los ganaderos al empresario.
A continuación se recoge la noticia de la llegada de Rafael por parte del Heraldo de Madrid:

Más de mil personas invaden e! buque y pasean al ídolo por la cubierta
El  " c a ñ í "a pesar de sus cincuenta y un años, está fuerte, ágil y animoso

CÁDIZ 5.-—A las ocho y media de 1ª noche atracó el trasatlántico «Cabo San Agustín», procedente de América, que traía a bordo al matador de toros Rafael Gó-
mez (el Gallo). En el muelle esperaban al popular torero más de mil 
personas. De Sevilla llegaron numerosos amigos y algunos familiares de Rafael. Sobre la multitud destacaban grandes cartelones de saludo al torero. Al aparecer en cubierta el Gallo, fue vitoreado por el público, que le aplaudió con entusiasmo. Rafael 
correspondió a estos saludos, visiblemente emocionado. 
Apenas atracó el buque, grandes masas de público salieron al encuentro de Rafael, lo cogieron en hombros y. de este modo lo pasearon por la cubierta, entre los aplausos de la multitud. 
Los periodistas, fotógrafos y operadores cinematográficos consiguieron atracar al costado del trasatlántico en un remolcador. 
Los reporteros interrogaron con avidez al Gallo. Encuéntrase éste fuerte, ágil, recio y animoso, a pesar de sus cincuenta y un años. Le acompaña su representante Almanseño, que le siguió en su excursión por América. En el mismo buque han regresado los toreros Fuentes, Blanquito, Fortuna Chico y Ale. 
Dijo Rafael que viene ahora de la Argentina. Esta excursión ha durado cinco años, y ha recorrido el Gallo en este tiempo Bolivia, Colombia, Venezuela, Peni, Ecuador, y, en 
fin, la Argentina. Ha toreado 56 corridas, y sólo en Cuzco tuvo un grave percance. El toro le fracturó dos costillas y la clavícula. 
El ganado americano — ha dicho 
Rafael—no es de tanta sangre como el español; poro se torea bien. 
Ha desmentido cuanto se venía diciendo sobre su vida azarosa en América.
Fué atendidísimo por aquellos ganaderos. 
Negó que se haya dedicado o. dar lecciones de toreo. En estos cinco 
años de su vida se ha desenvuelto bien, hasta el punto de que trae ahorradas algunas pesetillas. 
Dijo que hasta ahora no tiene pensamiento de torear en España más que veinte corridas, contratadas con Pagés en 250.000 pesetas. Cree que debutará el día de Pascua de Resurrección en Sevilla. 

Los periodistas le dijeron que Belmente iba a volver a torear. El Gallo dijo: «Me parece bien. Belmonte se halla en la flor de la vida y es un gran torero.» Eludió la respuesta cuando alguien le preguntó quién era el mejor torero en la actualidad. 
Un periodista le preguntó: 
—¿Piensa arrimarse al toro? 
—Tenga en cuenta—respondió Rafael—que hace cinco años que no me 
enfrento con el público de España y con ganado de este país. Pero creo 
que me arrimaré. 
El Almanseño refirió curiosísimas anécdotas del Gallo en América. 
Rafael continuó su viaje a bordo del «Cabo San Agustín». Después 
de visitar a su familia marchará a Sevilla.


Por su parte, el periódico Luz añade esta anécdota relatada por Almanseño:

Almanseño ha toreado con el "Gallo" cincuenta y seis corridas. Nos ha dicho 
que aquél siempre sintió nostalgia de España, de sus éxitos y de sus espantás. 
Cuenta que yendo a Colombia para celebrar una corrida en el pueblo de 
Letrolixus, donde hay una estación aérea, subieron en un avión. El vuelo duró 
cuarenta y cinco minutos y les sorprendió en el aire una tempestad tremenda. 
El piloto, por este motivo, hubo de elevarse más, y el "Gallo", alarmado por 
la tardanza en llegar, se levantó a preguntar qué pasaba. En esto perdió el 
equilibrio y cayó al fondo de la cabina. 
Al llegar al pueblo y aterrizar, el "Gallo", muy emocionado, dijo: "¡Dios mío! 
¡Qué buena es la tierra!" Se repuso tomando café y juró que no volvería a 
subir más en un avión.


dimecres, 17 d’abril de 2013

VICISITUDES DE RAFAEL ‘GALLO’ EN ARGENTINA


Javier Vellón remite el siguiente trabajo sobre Rafael El Gallo y sus aventuras americanas.

Rafael estuvo entre 1929 y 1934 recorriendo diversos países del continente americano - Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela, Bolivia-, en los que, según sus palabras, toreó 56 corridas de toros.
En el año 1934 se encontraba en Argentina y, por las informaciones de los periódicos, sufrió penalidades económicas, algo habitual a lo largo de su vida.
Así, en el periódico Luz del día 5 de enero, aparecía la siguiente noticia:



UNA FUNCIÓN A BENEFICIO DE  RAFAEL EL GALLO EN BUENOS
AIRES

En el Teatro Avenida, de Buenos Aires, se ha celebrado una función a beneficio del popular torero Rafael el Gallo, que se encuentra regular de recursos y seguramente aprendiendo tangos argentinos. 
La compañía de Lola Membrives representó "La moral del divorcio", comedia de D. Jacinto Benavente, y el  acto segundo de "Bodas de sangre", de  Federico García Lorca. Se proyectó después una película de carácter taurino, en que aparecen el Gallo y otros diestros lidiando varios toros. Por último se celebró un concurso de cante jondo. 

Otra fuente de ingresos para Rafael fue la celebración de un espectáculo taurino en Argentina, tal como lo recoge la siguiente noticia de la revista barcelonesa La Fiesta brava:

T O R OS  EN LA  A R G E N T I N A

Por fin se ha conseguido en la capital de la Argentina la celebración de corridas de 
toros y para ello han sido contratados y que ya han salido el 22 del pasado en el 
vapor "Cabo Santo Tomé" los novilleros Juan Mezquiarán "Fortuna chico" y Juan 
Blanco "Blanquito" más cuatro banderilleros para cuatro corridas que lidiarán con 
Rafael Gómez "Gallo" y "El Almanseño". 
Por ahora las corridas serán de simulacro con toros del país que están cruzados con 
la sangre ibarreña y el apoderado de toreros Francisco Almonte que es quien ha interesado con tal empresa dice que el propósito de ella es que para el año venidero se 
celebren a la española y entonces vendrá a ésta y firmará contrato con tres o cuatro figuras del toreo españoles.

Lo cierto es que el periplo americano de Rafael había llegado a su fin. Agobiado por la falta de recursos y ante la generosa oferta del empresario Pagés para que regresara a España y reapareciera en los ruedos, el mayor de los Gallo, cruzó el charco y el 4 de marzo llegó al puerto de Cádiz. Esta será la próxima visita a su biografía en este blog.

diumenge, 14 d’abril de 2013

JURA DE BANDERA DE JOSELITO

El número 46 de Toros y Toreros, de fecha 16 de enero de 1.917, publicó en portada una foto en la que se recoge el momento en que Joselito jura bandera en el cuartel del Regimiento de Ingenieros, Zapadores y Minadores de Sevilla, situado en la avenida de la Borbolla nº 2. El teniente Olmedo actuó como abanderado. El menor de los Gallo había ingresado en el recinto militar el 8 de diciembre del año anterior como soldado de cuota.


dimecres, 10 d’abril de 2013

TRINIDAD GÓMEZ SE CASA CON MANUEL MARTÍN VÁZQUEZ


Trinidad, la última hermana de la familia Gómez Ortega que quedaba soltera, contrajo matrimonio el 1 de marzo de 1.916 con el matador de toros Manuel Martín Vázquez, conocido como Vázquez II.

El acto se celebró en el oratorio que los Gallo poseían en su domicilio. Así, las tres hermanas se unieron a otros tantos coletudos, completando la terna de cuñados Cuco y Sánchez Mejías. 

Toros y Toreros, en el número que salió el 14 de marzo del mismo año, ofreció dos imágenes de la ceremonia, que son las que reproducimos. 

El nuevo matrimonio posa con Curro Martín Vázquez,
el padrino; y, entre otros invitados, con Rafael y José,
hermanos de la novia.
La novia firma el acta de casamiento.

diumenge, 7 d’abril de 2013

EL SEÑOR FERNANDO EN LA HABANA. CUATRO NOTICIAS CUATRO

El señor Fernando.

El señor Fernando se anunció en Cuba en 1.888. Cuatro noticias, que a continuación reproducimos, llegaron a España contando sus andanzas por tierras de ultramar:

El País de 21 de agosto  publicaba el siguiente breve:



“El espada Fernando Gómez el Gallo toreará diez corridas en la Habana el próximo invierno, por cuyo trabajo cobrará 8.000 duros, más las utilidades de un beneficio libre y el abono de todos los gastos que ocasione su estancia en aquella capital.”

La Correspondencia, de 25 de noviembre del mismo año daba noticias de los éxitos del señor Fernando:

“Se ha recibido un telegrama de la Habana anunciando que Fabrilo había lidiado en la plaza de aquella ciudad, ganándose con el Gallo las simpatías del público y  muchos aplausos”.

En la capital cubana los toros no tenían arraigo, por lo que los problemas para dar espectáculos eran contínuos. El Toreo refería lo siguiente el 21 de enero de 1.889:

Plaza Carlos III de la Habana.
“Por diversos conductos ha llegado a nosotros la noticia de que la empresa del señor Pichardo se ha visto obligada a abandonar el negocio emprendido.
Dícennos también que una nueva empresa, de la que forman parte el dueño de la plaza de Carlos III, el espada Fernando Gómez (Gallo) y algunas otras personas conocidas en la capital de la isla, han tomado a su cargo el negocio, sin que hasta ahora podamos decir si la nueva empresa es más afortunada en su explotación que la que se ha visto obligada a abandonarlo. 
Y presumíamos cuando el Sr. Pichardo organizaba en España las corridas de Cuba, que su plan había de encontrar grandes tropiezos en su desarrollo, y como se ve no nos engañábamos.
El público de la Habana se ha acostumbrado en los dos últimos años a ver corridas parecidas a las medianas que en España se verifican, y las preparadas por el Sr. Pichardo no podían ser nunca del gusto de aquellos aficionados.
Festejo cubano.
Dios quiera que la nueva empresa sea más afortunada que la anterior, y que si no utilidados (sic), por lo menos recobre todas aquellas sumas que haya aportado al negocio”.

La misma cabecera, una semana después, daba nuevas noticias sobre el patriarca de la dinastía:

“Según se dice, se encuentra herido en la Habana, aunque no de gravedad afortunadamente, el espada Fernando Gómez (Gallo).
Parece ser que este diestro ha sido ajustado para torear cuatro corridas más en aquella plaza, a cuyo efecto se han adquirido toros de las ganaderías de Saltillo, Muruve, Miura y Martín (D.A.), y que pasará después a México, donde ha sido contratado para tomar parte en cuatro corridas”.

dimecres, 3 d’abril de 2013

RAFAEL TOREA UN FESTIVAL BENÉFICO EN PLENA GUERRA

Cabecera de El Sol.

Rafael Gómez El Gallo fue requerido en los primeros momentos de la contienda civil para participar en espectáculos benéficos. Así, el periódico El Sol, en su edición del jueves 20 de agosto de 1.936, anunciaba una “corrida” benéfica para el domingo 30 en Madrid, con el objeto de recaudar fondos para “los hospitales de sangre y milicias populares organizada por el Comité provincial del partido comunista y Radio Sur”. En la misma se despacharon “ocho magníficos toros de tres años, seleccionados”, sin especificar ganaderías.

Cabecera de La Voz.
Además del Divino Calvo estaba previsto que hicieran el paseíllo: Manuel Jiménez “Chicuelo”, Jaime Noaín, Luis Gómez “El Estudiante”, Domingo Ortega, José Mejías “Bienvenida”, Luis Morales y Rafael Ponce “Rafaelillo”, acompañado de sus cuadrillas”. En el libro Toros y Toreros en 1936 a 1940, Don Luis afirma que el cartel lo formaron: Rafael, Chicuelo, Bejarano, Noaín, Estudiante y Morales. Continúa la nota, incidiendo en el carácter solidario del acontecimiento: “Todos los lidiadores cooperan desinteresadamente, dado el humanitario fin benéfico”.


A pesar de los momentos de incertidumbre que atravesaba España, “habrá un gran desfile de calesas, con renombradas y bellas artistas españolas, y otro de milicias”. Cierra la información un escueto “intervendrá un camarada del Comité central de partido comunista”, que parece indicar una alocución de carácter netamente político. La Voz amplía los datos. El evento tendría lugar a las cuatro y media de la tarde y aclara que se trata de un “festival taurino”.

Por desgracia, en los números de ambas publicaciones de los días posteriores al de la celebración del festejo no se da información alguna del resultado del mismo.

El Zubi, en el excelente blog Larga Cordobesa, sitúa en la fecha que nos ocupa una archiconocida anécdota que tuvo al simpar Rafael como protagonista: “Cuando estalló la guerra civil Rafael Gómez El Gallo se encontraba en Madrid y anduvo por la ciudad cerca de mes y medio sin darse cuenta del conflicto que acababa de estallar  en su país. Su sobrino José Ignacio Sánchez Mejías contaba años después de la muerte de El Gallo, que su tío Rafael se enteró de la guerra de España seis semanas después de que esta comenzase. El 18 de julio le sorprendió en la pensión de la Carrera de San Jerónimo donde siempre se hospedaba, regentada por Serrano su mozo de estoques, que conociéndolo no le dijo nada de la guerra y  le comentó al principio que había en Madrid una huelga  con manifestaciones obreras, que incluso había tiros por las calles, razón por la cual El Gallodecidió meterse en la cama (su máxima afición)  de donde tan sólo se levantó algún tiempo  después en vista de que persistía el paro revolucionario. Su falta de voluntad no tenía medida, y así, a la espera de que se arreglaran los conflictos, aguantó recogido y acostado en su modesta casa de huéspedes los últimos calores del verano. El 30 de agosto los miembros de su cuadrilla fueron a por él a la pensión para que actuara en Las Ventas en un Festival Benéfico para las Milicias de la República. Al bajar a la calle y pisar la acera le dijo a uno de sus banderilleros: “Oye niño, ¿qu’es lo que pasa hoy aquí que hay tanto sordao en la calle?”...