dimecres, 27 de febrer de 2013

ENRIQUE MARÍN PINTA A JOSELITO

Autorretrato de Enrique Marín.

El pintor malagueño Enrique Marín Higuero pintó en 1.920 un cuadro de grandes dimensiones de Joselito. La obra mide 191 cms. de alto por 110 de ancho y sirvió como portada del número 1.458 de la revista Sol y Sombra aparecido el 20 de mayo de 1.943. La pieza perteneció en su día a la colección particular del Conde de Colomer.

Enrique Marín nació en Arriate en 1.876 y falleció en Madrid 99 años después. Pintor y escultor, atesoró una sólida formación académica que completó en Roma a partir de 1.900 al concederle el Estado una beca. En 1.915 fue galardonado con la medalla de oro de la Exposición Nacional por su talla de madera policromada Resurrección

También consiguió reconocimiento internacional con medallas de oro en la Exposición Internacional de Munich de 1.905, en Buenos Aires 1.915 o en Panamá en 1.925.  Un proyecto suyo para erigir un monumento a Bolívar resultó ganador. 


Su estilo se puede enmarcar dentro del academicismo costumbrista con influencias clásicas y tradicionales españolas. 
Joselito visto por Marín.

diumenge, 24 de febrer de 2013

RAFAEL EN EL ÁLBUM DE TOREROS

Fiesta Nacional publicó en 1.905 el Álbum de toreros con 49 fototipias coloreadas de un tamaño de 18 x 26 cms. En la serie 1, número 3, aparece la siguiente figura de Rafael Gómez Gallito.

dimecres, 20 de febrer de 2013

LA SEÑÁ GABRIELA BAUTIZA A LA SAGA DE LOS CARACOL


Caracol el del Bulto a la derecha junto a
Joselito.
La señá Gabriela.
Julián Cortés-Cavanillas publicó el 25 de octubre de 1.964 una entrevista con Manolo Caracol en el periódico ABC. En ella el genial cantaor confesaba el porqué del mote familiar. Mucho tuvo que ver en ello la madre de los Gallo:

“Mi padre, cuando chico, estando un día en Cádiz en casa de su tía la "Señá Gabriela", madre de los "Gallos", tiró un pelotazo en una olla de caracoles que se estaban guisando. Y como la tía dijo: "¡Sabía que esto iba a pasar, "Caracol"!, de ahí este apellido, que se convirtió en nombre artístico!.

Manuel Ortega Fernández, más conocido por Caracol el del Bulto por la prominencia que tenía en el cuello, fue mozo de espadas de sus primos Rafael y José después de intentarlo como cantaor. Hijo de José Ortega “El Águila”, hermano de Gabriela, y de Rufina Fernández, se casó con Dolores Juárez.  Personaje muy ocurrente, sirvió a su hijo Manolo hasta su muerte en 1.962.

Tras uno de esos largos viajes en tren de carbón que hizo la cuadrilla de Joselito entre Sevilla y Madrid, se dio una de las más famosas anécdotas taurinas relacionadas con el ferrocarril:

Caracol padre, sentado, cantando.
A primeras horas de la mañana, después de trece horas de trayecto y ya dentro de la vieja estación de Atocha, Caracol bajaba las muchas maletas y bultos de la cuadrilla del diestro de Gelves. Visiblemente fatigado tras el tortuoso viaje y una vez colocada la impedimenta torera en los distintos carros camino del hotel, Caracol se dirigía a la salida de la estación cuando, al pasar junto a la máquina a la que tanto le había costado remontar Sierra Morena, ésta soltó un estruendoso chorro de vapor que sobresaltó tremendamente al gitano, que del respingo casi dio con los huesos en el suelo. Pero, recuperado del susto y unos metros más adelante, el caló se volvió con actitud desafiante y, como si le pudiera entender, le espetó chulescamente al tren: “¡Ezo cohone, en Despeñaperros!”.

diumenge, 17 de febrer de 2013

UN GALLO ENTRE NAZIS

Cartel con la simbología
nazi.

Javier Vellón ha elaborado el siguiente texto sobre la visita de Himmler a España y la corrida que presenció en la que intervino Rafael Ortega "Gallito".



Himmler con Gallito
El 20 de octubre de 1940 se celebró una corrida de toros en las Ventas que ha pasado a la historia por varios motivos, algunos de índole taurina, otros por tener como protagonistas a uno de los principales jerarcas de la Alemania nazi, Heinrich Himmler.
El Reichsführer había venido a España para tratar con el régimen franquista algunos asuntos relacionados con la guerra y para preparar el encuentro entre Franco y Hitler.
Aquel domingo de octubre fue invitado a los toros para presenciar uno de los mejores carteles del momento: Pepe Luis Vázquez confirmaba la alternativa de manos de Marcial Lalanda, con Rafael Ortega como testigo.
El invitado saluda a la concurrencia.
Rafael Ortega Gómez, también apodado durante mucho tiempo ‘Gallito’, era hijo del banderillero Enrique Ortega ‘El Cuco’ y de Gabriela Gómez Ortega, hermana de Joselito y de Rafael ‘El Gallo’. Era su cuarta corrida como matador, desde su alternativa el 22 de septiembre de 1940 en Barcelona con Marcial Lalanda como padrino. Su confirmación se había cumplimentado dos semanas antes.
El festejo fue accidentado pero triunfal en sus resultados. Solo se lidiaron tres toros –de la ganadería de Bernardo Escudero; los de Arranz se quedaron en los chiqueros-, pues la lluvia torrencial caída durante la lidia del tercer ejemplar, a manos de Rafael Ortega, hizo imposible su continuación.
Precisamente en ese toro el heredero de la familia Gallo se consagró como figura y obtuvo lo que las crónicas de la época denominaron “la oreja de la lluvia” (“oreja clamorosa” la definió el crítico de ABC). En sus memorias reconoce que fue una corrida “de muy grato recuerdo para mí”.
Imagen del palco.
Sus compañeros también obtuvieron un notable triunfo: Marcial Lalanda paseó una oreja y el maestro de San Bernardo dio una vuelta tras una gran petición.
A partir de aquí, lo sucedido entra en el anecdotario de la historia. Himmler invitó a los tres diestros a subir al palco –le habían brindado sus respectivos toros- para agasajarlos. Les regaló una pitillera de plata y una medalla nazi. Uno de los subalternos le preguntó a Marcial Lalanda su parecer sobre el obsequio:

-Está bien, pero donde se pongan dos orejas y salir a hombros por la puerta grande…¡las medallas para la Virgen1- respondió el maestro madrileño.

Más impactante fue la conversación entre Pepe Luis y el jefe de las SS. El diestro le preguntó si le había gustado el espectáculo, y Himmler le contestó que no había podido soportar la crueldad de la fiesta. Curiosas palabras de uno de los grandes genocidas de la historia.

dimecres, 13 de febrer de 2013

JOSELITO NO TOREA LA SEGUNDA DEL ABONO MADRILEÑO DE 1915


La prensa de la época se dividió en partidaria y detractora de Joselito. Baste como ejemplo de la segunda el reproche que Kafé kon media le hace al no intervenir en la segunda del abono madrileño de 1.915 el de Gelves. 

Portada de la revista.
Kafé kon media se define como “semanario satírico cornudo...” y “antilechero (en clara alusión a The kon leche) y muy eficaz para descubrir el embuste telegráfico”. Siguiendo con su línea editorial dice ser “azote constante de empresas, ganaderos, diestros y periodistas trapaceros”. Su lema es “Toro con cinco años, mano izquierda y volapié neto”.

La revista, en su número 14 aparecido el 18 de abril,  lo acusa de echarse para atrás al estar previstos para la lidia toros de Santa Coloma de pocas arrobas. En los corrales, por si acaso, esperaría un encierro colmenareño de Don Félix Gómez de más presencia.

Estas son algunas de las perlas, gráficas y escritas, que le dedica: 

“¿ El Papa (¡!) tenía miedo de entendérselas con los bichejos del Conde? ¡Ca, hombre!
Lo que no quería era tragar el paquete colmenareño, y de ahí la previa rajadura.”

“La leyenda de que si Belmonte era el que exigía becerros y tres matadores, ha caído por su base; ya se sabe, y está probado, que el de los becerros, tres espadas, y su hermanito Rafael, es el joven Sabio Joselito Maravilla”
- ¿El señor querrá un THÉ?
- ¿A mí me da CAFÉ KON MEDIA!...
¡Usted por quién me ha "tomao"!...

“Desde la cogida de Joselito en Bilbao el año pasado, no ha vuelto a arrimarse a los toros “Maravilla” (¡!) con la “espá”, ni aun con los defectos que todos conocíamos”.

“Quebradura o rajadura, es igual, la que sufrió Joselito la semana última, cuando se enteró que Retana tenía una corrida de D. Félix Gómez preparada para substituir el domingo a las monas de Santa Coloma. Por eso no figuró en el cartel de la segunda de abono, para la que tenía firmada la fecha”.




- Sí, hombre, sí. ¿No ves aquéllos dos puntitos? ¡Son los pitones!
-¡Ah! Sí, sí.
- Las reses son de Santa Coloma. ¡Esas que había impuesto Joselito!
- ¿Sabes lo que te digo?
- ¿Qué?
- ¡Que ese es más "sabio" que nosotros!




















¡Belmonte aclamado en Granada! ¡En Barcelona una horrible carnicería! ¡Mi hermano, Vicente y el gallego pasando en Madrid las "morás con los de D. Félix Gómez! ¡¡Es realidad o delirio!!








EL SABIO. - Bueno, Bueno.
Que no me pongan en el
cartel. Prefiero quedarme en
casa. Y si lo del "otro" es
verdad me pondré enfermo
cuando me dé la gana

“Que es un torero muy “largo”
hay quien afirma y perjura.
¡Señores, ya me hago cargo;
no hay más que ver la estatura!
Pontífice, Papa y Rey
le proclamó “D. Modesto”,
no así la taurina grey,
que “chanela” un poco de “esto”.
Pues es fácil alcanzar
tan gloriosa distinción
con toritos de cartón
que él escogió en el “Bazar”
de la Muñoza... o la Unión.

Antón Pirulero







diumenge, 10 de febrer de 2013

RAFAEL EL GALLO Y LOLA MEMBRIVES

Cabecera de la publicación.

La Fiesta Brava, seminario taurino publicado en Barcelona, refería en su número 289 aparecido el 2 de septiembre de 1.932 una función benéfica ofrecida por la eximia actriz Lola Membrives a favor de Rafael El Gallo, que en aquella época se encontraba en América:

COSAS DE RAFAEL


Un periódico de Méjico, publica la siguiente interesante información:

“LA MEMBRIVES ORGANIZA UNA FUNCIÓN A BENEFICIO DE “EL GALLO” EN BUENOS AIRES”

Buenos Aires, julio 23.- La notable actriz argentina Lola Membrives ofreció anoche una función a beneficio del gran matador de toros Rafael Gómez “El Gallo”, que se encuentra recluido en un hospital.
La Membrives llevó a escena la obra de los Machado, “La Lola se va a los puertos”.

*   *   *

Otra vez se han vuelto a encontrar por el mundo estos dos grandes artistas. Precisamente hace diez años, la notable actriz argentina y el genial torero gitano se encontraron en México. En aquella ocasión Armando de María y Campos escribió una croniquilla sobre Lola y Rafael. La circunstancia de que la Membrives haya vuelto a unir su nombre con el de “El Gallo” presta un poco de actualidad a la mencionada croniquilla, que es la que reproducimos:

*   *   *
Nosotros fuimos testigos del incidente conmovedor, y aun el corazón nos palpita al recordarlo, como si otra vez las pupilas se nos llenaran con las siluetas de Lola Membrives, vestida con el escarolado variopinto ropaje de las gitanas del Albaicín y de Rafael Gómez “El Gallo”, con la cabeza destocada, haciendo brillar su áurea calva, y alargando la mano a la actriz, en ademán de ofrecerle un manojo de joyas...

Lola Membrives del brazo de
Federico García Lorca.
Antes de que se levantara la cortina, toda la sala del Fábregas se volvió un murmullo, y las pupilas se clavaron en la menuda y nerviosa silueta de un hombre triste que ocupó una platea. – Es “El Gallo” –dijeron cien bocas y enmudecieron porque ya la escena, con la cortina izada, escuchaba la trémula inquietud, de una mujer, de una gitana, con el traje  de escarolas multicolores y chillantes, el espumarajo rojo de una flor entre el pelo, un pañolito rojo segándole la garganta y una pena muy honda y húmeda en las pupilas llameantes... Ya el lector habrá adivinado que quien está en escena es Lola Membrives, y que lo que canta es ese doloroso poema andaluz que se llama “Afrentaíta”.
Durante tres, cuatro, acaso cinco minutos, Lola Membrives nos cautiva contándonos, con la voz que llora y sufre, como si por la voz se le escapara el alma hecha pena, que es una “afrentaíta”, que amó y la engañaron que va arrastrando su dolor por la vida, mientras el que le jurara amor, amor goza con otra... Y hay tanta viva sinceridad en sus frases, tanto dolor en el rostro, que al fin y al cabo es el espejo del alma, que llora ella en la escena y lloramos nosotros, pero para adentro, tragándonos las lágrimas, que corren interiormente hasta derramarnos el vaso de la emoción.

 Y después en el camerino de la Membrives, la escena que recordamos arriba. En tanto que la Membrives cae sobre el sofá emocionada y satisfecha, “El Gallo” entra con la calva reluciente al aire y con unas joyas en la mano y se las ofrece a la actriz que, muda, no sabe si aceptarlas o no. Entonces “El Gallo” se explica. Las joyas que ofrece son unos pendientes de su madre que allá en el cortijo andaluz, se los dio como amuleto cuando el torero se hizo a la mar para torear en América. Desde ese día los pendientes maternos han acompañado al genial lidiador por estas plazas criollas, y dice él lo han salvado de mil peligros. La Membrives acepta agradecida y emocionada las joyas que el gitano torero le ofrece, y promete solemnemente, delante de los que el incidente presenciamos, que siempre que cante la “Afrentaíta” llevará los pendientes de la “señá” Gabriela.

Armando de María y Campos


dimecres, 6 de febrer de 2013

LOS GALLO EN LA PUBLICIDAD

Los publicistas de la primera mitad del siglo XX utilizaron las imágenes de los hermanos Rafael y José Gómez Ortega para atraer a los posibles compradores. El toreo estaba bien visto, no cabe duda. Así las marcas de bebidas alcohólicas no dudaron poner los nombres de los ídolos del momento a sus productos. Anises, vinos amontillados, manzanillas, brandys o finos reprodujeron en sus etiquetas rostros o pases de nuestros personajes. Sirvan como ejemplo la media docena que adjuntamos:
Llama poderosamente la atención la etiqueta producida por J. M. Rivero en honor a Rafael. En el dibujo se ve al Divino Calvo dando la espalda a una res de considerable volumen mientras a la izquierda, debajo de su alias, aparecen dos palabras "seis orejas", que van del deseo a la realidad.
Otro modelo de la misma firma, ya en color, en el que sobresale el escudo a la izquierda y el rojo de la palabra brandy. Anteponiéndose a las iniciales C Z, un dibujo de Rafael pasando por alto a un toro y unos sombreros de distintos modelos a sus pies, en señal de satisfacción total por parte de la concurrencia. 



El fino Gallito reincide en la figura de Rafael. En esta ocasión son dos fotos: una de medio cuerpo y la otra, ya en el ruedo, dando su característico pase del celeste imperio en los medios. Las gradas de la que parece ser plaza de Madrid están abarrotadas. Tarde pues de máxima expectación.


Luis Gallego, de Constantina, reproduce un dibujo de Gallito Chico a todo color. Discreto, a la izquierda de la etiqueta, el diestro embutido en un vestido rojo y, detrás suyo, en el suelo, flores que presagian triunfo. Al fondo el graderío de una plaza. El anisado, como el torero, es "especial".

La viuda e hijos de Antonio P. López, de Jerez de la Frontera, utilizan dos imágenes de José distantes en el tiempo. En la etiqueta es casi un niño mientras en la extraída de la prensa diaria ha madurado. Amontillado fino anuncia la una y manzanilla superior la otra.





Joselito también ha servido para anunciar embutidos. Un montaje sobre cartón, en el que destaca el capote de paseo, ejerce de reclamo para una firma catalana, concretamente Marnet, de Vich. Decididamente eran otros tiempos.








diumenge, 3 de febrer de 2013

UNA INTERVIÚ CON JOSELITO

El periódico madrileño El Imparcial, autoproclamado como liberal, publicó en su edición del 2 de julio de 1.917 una interesantísima entrevista en estilo indirecto con Joselito. El resumen de la misma lo hizo Vázquez, quien afirma que la misma fue publicada con anterioridad en otro rotativo.
Cabecera de El Imparcial en que se publicó la reseña.


Un periódico local publica una interesante interviú celebrada por uno de sus redactores con Joselito el Gallo.

Hablando de la suerte de varas, el artista se declaró amigo de que a los caballos se les pongan gualdrapas.

Afirmó luego que sería conveniente la supresión de las banderillas, que en la mayoría de los casos descomponen a los toros, los hacen inciertos y les obligan a campanear y desarmar. Joselito no cree en la eficacia de los llamados pases de castigo.

Añadió que la suerte que más le gusta y que con más amor practica es la de torear de muleta. Quejóse de las inoportunas y muchas veces injustificadas voces con que el público azara a los lidiadores y perturba la lidia. 

Explicó que si antiguamente tomaban los cornúpetos más puyazos que ahora, era porque apenas si se les toreaba. Hoy los capotazos, los recortes y los lances que se dan en los quites castigan a los toros mucho.

No estima que sean caros los precios de la fiesta.

Manifestó que cuando se retire del oficio (cosa en que no piensa por ahora), se dedicará al cultivo del campo y procurará contribuir al perfeccionamiento de la agricultura española empleando en gran escala la maquinaria moderna.

Joselito en Sevilla en 1917. (Foto: Baldomero)
No aspira a ser rico y se conforma con el capital que ya posee, porque no tiene vicios, ni siquiera fuma. Sus aficiones favoritas son torear, montar a caballo y derribar reses.

Su lectura predilecta es la de las novelas, sin predilección por autor determinado.

Ha leído cuando se ha escrito sobre tauromaquia, y asegura que nunca aprendió nada en ningún escrito sobre esta materia. Todo lo que sabe se lo enseñó la práctica.

Añadió que los revisteros no suelen ser justos en la apreciación de las corridas, y señaló como los más inteligentes a los de Madrid y Sevilla.

Joselito recibe centenares de cartas de aficionados que le hablan del toreo, y también muchas de aficionadas. Dejó entrever que está enamorado de una muchacha sevillana.

Anunció que, contra su voluntad, no toreará en Sevilla las corridas de feria de San Miguel, y negó que sea cierto que se le haya propuesto estoquear en Barcelona dieciocho cornúpetos.


El diestro puso fin a la interviú prometiendo que, sea cuando sea, la corrida en que deje los toros se celebrará en Sevilla a beneficio de los pobres de esta población.