diumenge, 10 d’agost de 2014

¿Y POR QUÉ NO ME HAN TRAÍDO ANTES A ESTA FERIA DEL CINE?

Margarita saluda a Rafael.
Rafael el Gallo hizo de actor interpretándose a sí mismo en la película Historias de la radio que dirigió José Luis Sáenz de Heredia en 1.955. En una de las escenas aparecía en un estudio de radio en el que era entrevistado por el gran Paco Rabal. El responsable de la cinta envió un coche a Sevilla en el que viajó el torero y la grabación tuvo lugar en el Estudio Margarita el 15 de febrero del mismo año. Rafael fue recibido por la actriz Margarita Andrey quien, al darle un beso de bienvenida, estampó el carmín de sus labios en la mejilla del diestro. La revista El Ruedo reprodujo las impresiones del Divino Calvo, quien contes
tó ante un nutrido grupo de espectadores, en un reportaje firmado por Santiago Córdoba.


Antes de empezar, admirado por todo cuanto veía, Rafael exclamó: “¿Y por qué no me han traído antes a esta feria del cine”.

La entrevista fue la siguiente:

- ¿Cuándo se cortó la coleta?

- El año 1935.

- ¿Cuántos toros le echaron al corral en su vida de torero?
- Unos pocos.

-¿Recuerda cuál fue su tarde más aciaga?

Rafael con un grupo de extras.
- Lo de Irún no se me va de la cabeza.

- ¿Qué ocurrió en Irún?

- Me salió un toro mirándome malamente. Llegamos como pudimos a la muleta. Entonces le dice al Cuco: “Anda, dale un capotazo por ese lado a ver si le puedo entrar a matar a la media vuelta”. Lo oyó el toro y le mandó al Cuco al tendido. ¡Osú!.

- ¿Sufrió muchas cornadas?
- Catorce. Y eso que decían que era medroso. Si llego a ser valiente no sé qué hubieran hecho conmigo los toros.
- ¿Qué hace ahora?

- Presidir festivales...


- Rafael, ¿va usted al cine?
- Cuando me aseguran que voy a ver una buena película.

- ¿Qué clase de películas le divierten?

- Las que más he visto han sido las de Charlot y de la Greta Garbo.

- ¿Y de las modernas?

- Las que trabajan los mejores de hoy.

Preparado para el debut.
- ¿Quiénes son para su gusto?

- Esos que salen todos los días en los periódicos. No puedo quedarme con sus nombres.

- ¿Ni con los de las estrellas?

- Espere usted, hombre. Ava Gadner, Ingrid Bergman... No me salen más. Si tuviera las fotografías delante se las señalaría.

- ¿Le gusta el teatro?

- También voy, sí.

-¿Qué teatro?

- El que tenga un poco de juerga: cante, baile, lío...

- ¿Trasnocha?

- No. A las doce ya estoy acostado, por lo regular.
- ¿Sueña, Rafael?

- Los sueños ya pasaron. Ahora hago una vida muy monótona.
- ¿Qué hace en Sevilla?

Últimas instrucciones de Sáenz de Heredia.
- Café y casa. Alguna vez me llevan a un cortijo, o a presidir festivales.
- ¿Qué peña tiene en el café?

- Tengo varias en La Montaña.

- ¿Qué tal se lleva con Juan (Belmonte)?

- Muy bien. Juan es muy divertido; se pasa bien el rato con él; pero hay que cogerle de buen humor; si no, se queda saboreando el puro muy callado pensando en los suyos.

- ¿Hablan de toros?

- Yo no he hecho otra cosa en mi vida.

- ¿Va a los toros, Rafael?

- Sí.

- ¿Encuentra cambiada la Fiesta?

Vista general del estudio.
- La Fiesta no puede cambiar; lo que cambia es el público.

- ¿Qué cambio observa usted en éste?

- Pues que va el que tiene treinta duros en el bolsillo, aunque después tenga que comprar el periódico para enterarse de la corrida.

- ¿Qué toreros le gustan más?

- Me han gustado Pepe Luis, Manolo González y Luis Miguel Dominguín. Ahora les hacen cosas a los toros Antonio Ordóñez y Aparicio.

- ¿Sufre como espectador?

- Según se mire la cosa.

Paco Rabal, en presencia de Boby Deglané,
le entrega un puro.
- Vamos a mirarla de distintas maneras.

- Si no me acuerdo de que he sido torero, estoy tan tranquilo en mi asiento.
- ¿Y si se acuerda?

- Entonces ya no estoy tan tranquilo.

- ¿Qué piensa de El Gallo?

- Que fue un torero muy particular.

- ¿Toreando o corriendo?

- De las dos maneras. Como tiene que ser.

- ¿Qué es el toreo?

- Un arte.
Cafelito de despedida.

- ¿Qué es torear?

- Transmitir ese arte al público, pero a la manera de uno.

- Ejemplo.

- Me quedaré con José y Juan.

- ¿Agregamos a Rafael?

- ¡Estoy yo delante, hombre!

- También iba por delante de ellos...

Antes de abandonar los estudios Rafael se tomó un cafelito, uno de sus grandes vicios.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.