diumenge, 2 de novembre de 2014

EL CAFÉ DE NUEVA YORK

Juan Belmonte y Rafael el Gallo con Juan Cortés.
Javier Vellón envía la siguiente anécdota protagonizada por Rafael...

Antonio Díaz-Cañabate cuenta la siguiente anécdota de Rafael, tal como se la refirió el diestro.

Un día estaba yo en Nueva York, en casa de Vanderbilt, que era muy amigo mío. Un criado me trajo en tres bandejas de oro, con brillantes, unos cuantos cigarros de la Habana.

-¡Buenos son!-le dije a Vanderbilt

-Pues si te quedaras a vivir conmigo aún los tendrías mejores. ¡Quédate, Rafael, quédate!-me respondió.

Pero yo no quise aceptar el ofrecimiento. No me gustaba el café de Nueva York.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.