dimecres, 28 de juny de 2017

PACO BOTAS, TESTIGO DIRECTO DE LA TARDE DE TALAVERA

(Plaza de Talavera. (Foto:volapie.blogspot.com.es)
Javier Vellón
Paco Botas, mozo de espadas de Joselito, habló para El Ruedo, en 1945, de su relación con los Gallo y de su exeriencia en la trágica tarde de Talavera.
—La tarde de Talayera lo vestí yo...
—¿Le desagrada a usted que hablemos de esto
—Hombre !... No me gusta mucbo !, Pero si hay que contarlo...
Paco Botas era una institución en la casa de los Gallo. No iba con José ni con Rafael, porque en aquella época éstos llevaban a Caracol y Antonio el del Lunar, respectivamente. Y Paco Bota hacía en la casa oficios de ayuda de cámara.
—¿Lo quería a usted Gallito?
—¡ Mucho ; sí, señor ! Pero... mire usted un detalle de su carácter. Nos tratábamos de tú. Y una tarde que fue a la casa de visita la marquesá del Mérito, José, que tenía una habitación muy grande, con unos armarios larguísimos, llenos de ropa de campo, de vestidos de torear y de calle, va y me dice: «Paco: enséñele usté la ropa a la señora marquesa...» Y aquel día noté yo que me iba a llevar y... que no quería más tuteos.
—Cuando murió, ¿era usted su mozo de espadas ?
—Sí, señor. Yo estaba con él en aquella época
Y como Paco Bofas ya nos telató para EL RUEDO los incidentes de la víspera, iniciamos los recuerdos estos en el día de la corrida
—Llegamos a Talavera a la una de la tarde y José se acostó. A las tres en punto lo llamé y él se tiró de ia cama, como siempre, jugando, porque pa eso era un chiquillo.
_¿ No le alteraba el vestirse de torero ?
- A quién? ¿A José?... j Si se vestía más a gusto que er mundo I Ni en eso ni en na lo ha igualado ninguno todavía !
—¿De qué habló ese día?
- Verá usted. Su hermano Fernando se había ido sin faja y entró a pedir una. José se volvió a mí y me dijo: “¡Qué le parece a usted mi hermano'! ¡Un torero que se viene sin faja!... Ande usted, dele media de la mía...»
—¿Y luego ?
—Luego se puso a canturrear aquellas coplas del Espartero, que había aprendido en Lima y que a mí no me hasían ninguna grasia... Se vistió a gusto, porque era tnuy exigente pa eso. Yo le puse un vestío grana y oro presioso, y... nos fuimos pa la Plasa.
—¿Se equivocó José con Bailaor? '
—¡ Ni con ese ni con ninguno ¡ En cuantito lo vio, y le vio la forma de embestir, le dijo a su hermano, que estaba muy gordo ya y se asfixiaba cuando corría: «Hala, pa dentro, Fernando, que éste no es toro pa ti». Y al Cuco, a Blanquet y a Cantimplas los avisó también: “¡Cuidao con este toro, que es muy peligroso!»
—¿ Qué lidia hizo el toro ?
— Muy fea y muy bronca. Derribó a Carriles y a Camero, y tuvo que salir Farnesio, y lo derribó también. Como era muy astifino rompía los capotes, como si llevara navajas de barba en vez de pitones.
—¿ Habló mucho José ?
—Mientras banderilleaban, colocó a la gente y volvió a avisarla : «¡ Ojo con el toro, que al que coja le mete el pitón hasta la cepa !»
—¿Y al irse a Bailaor para matarlo?
—Le dijo al Cuco que se fuera, y se lió con el toro y le dio seis u ocho muletazos muy buenos y de mucho castigo.
—¿Y luego ?
—Luego..., la tragedia. Se le arrancó de pronto el toro muy fuerte, no hizo caso al engaño... y le dió ia corná...
Y explica Paco Botas:
—Cayó José boca arriba y se incorporó en seguida. Quedó sentao en el suelo y mirándose la herida. Cuando yo lo cogí ¡le salía por allí una pelota verde!
— ¿Habló algo ?
—Sí, señó. A mí me dijo : “¡A Mascarell ¡ A Mascarell !” Y no.paraba de preguntar : “¿Y el médico? ¿Dónde está el médico?” Luego ya perdió 'el sentío y no lo recobró más
—Entonces, ¿en la enfermería no habló?
— Sí, señor. ¡ Ahora mé acuerdo ! Yo le tenía cogió el brazo y me dijo : "Suérteme usté, que me ahogo.” Luego pidió: “¡Que no me toquen!”
Y Paco Botas termina su relato :
— ¡Vaya un día negro!... Ni he vuelto más a Talavera, ni voy por na der mundo...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.