diumenge, 28 de juny de 2020

EL SEÑOR FERNANDO: ANÉCDOTAS (II)


En una plaza de provincias toreaba en una ocasión, y un toro de esos que buscan se empeñó en no colocarse en suerte y ya le había mandado la presidencia el primer aviso.

Aculado el toro á las tablas entró Fernando alegrando, viniéndosele el bicho, que se clavó media estocada; pero no era suficiente y hacía falta ahondarla, cosa que incumbía  al puntillero hacerlo, con el debido disimulo.

Era éste Mejía al que dio la orden reservada, pero el chico no la cumplió y no solamente eso sino que no lo veía el matador por allí cerca, que era donde quería tenerle. Cansado de preguntar por él, le dijo á un peón:

 — ¿Dónde está Don Juan Tenorio?
—¿Pa qué?—contestó el interpelado.
—Pa que mate á Mejía, hombre, pa que mate á Mejía.

Cap comentari:

Publica un comentari

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.