diumenge, 30 de desembre de 2012

LOS GALLO Y BOMBITA


Javier Vellón firma el siguiente artículo en el que refiere la corrida de despedida de Ricardo Torres Bombita y lo que significó para el devenir inmediato del toreo.



El domingo 19 de octubre de 1913 Ricardo Torres Bombita se despidió del toreo en la plaza de Madrid, en un festejo considerado simbólico en la historia de la tauromaquia, pues supuso el síntoma del final de una época y la entronización de los Gallo, especialmente de Joselito, acompañantes junto a Regaterín –sustituto de Belmonte- del veterano diestro.
Las publicaciones de la época fueron conscientes de que estaban asistiendo al nacimiento de una nueva etapa con nuevos protagonistas, tal como se muestra en el comentario que aparece en la revista The Kon Leche el 8 de septiembre de 1913, en el anuncio de la corrida mencionada:




El torero sevillano Ricardo Torres (Bombita) ha decidido cortarse la coleta. Nosotros, que comenzamos nuestra publicación derrochando incienso por el diestro de Tomares, hubimos bien pronto de cambiar el disco ante su franca decadencia […]
BOMBITA Y GALLO EN 1904
GALLO Y BOMBITA EN 1913

Entre los varios tópicos que alivian a Ricardo en su retirada, se usa mucho entre sus incondicionales el consabido rentoy del toreo de verdad, como de la exclusiva pertenencia de Ricardo Torres. El argumento es capaz de hacer reír a….Vicente Pastor. No sabemos a ciencia cierta qué entienden esos aficionados por toreo serio y toreo de esterilla y trampolín. Presumimos, desde luego, que es una tentativa de desprestigio de Rafael El Gallo.


Y puestos en ese plano, comprendemos que los seguidores de Machaco o Pastor desdeñen las alegrías del lidiador gitano porque reputan las malas bajo el punto de vista artístico, sino por ser opuestas a un criterio taurino enemigo de adornos. Pero Bombita….¿qué ha hecho Bombita desde que apareció ante los público más que adornarse?
DESPEDIDA EN MADRID.
Él, educado taurinamente en la escuela de su hermano Emilio, ¿por qué siguió tan contraria trayectoria? ¿Cómo no afincó en el notabilísimo toreo al natural de su hermano mayor? ¿Por qué no imitó al fundador de la serie bombástica en sus clásicos volapiés?....Por el adorno. […] Diríase que Ricardo Torres es el lidiador que más le debe a la salsa torera, a la parte adjetiva, digámoslo así, de la fiesta. […]
Este año, más afortunado Torres, el misterio de tres años, no es el que era….Ricardo Torres ha lucido su impotencia notoria con los  toros, su decadencia franca meridiana…Únase a esto la avalancha torera de su competidores y se comprenderá la caída ruidosa del Papa de Don Modesto.
CORTE DE COLETA.
El toreo de adoro ha prevalecido siempre. El Guerra, que toreaba por molinetes, significó más en el toreo que sus contemporáneos reyes de la espá. El mismo Ricardo intercala naturales y faroles, en sus series a la verónica, torea por molinetes con la muleta y cambia a los toros de rodillas con frecuencia. Esto prueba que el toreo de adorno no es de ahora, como bufan los antigallistas. Es eterno, de todos los tiempos. Y no es privativo de los Gallos, sino patrimonio de todos los buenos toreros que poseen conocimientos copiosos de su arte y repertorio extenso para agradar al público.

Lo que ocurre es que los Gallos, en pleno auge de sus facultades artísticas, poseen hoy el favor del público por su arte y por su voluntad. Tuviera hoy Bombita los arrestos de hace cinco años y no notaría el desvío del público.

El ejemplo está reciente. Seis toros de Palha y el nombre de Bombita frente a los hermanos Gallos reúne en las arenas donostiarras a toda la afición veraniega. Los toros portugueses, con su mansedumbre y poder material, no deciden a los espadas en la hora de la verdad, que fue todo un curso de asesinato taurino. Pero el arte de Montes da pronto el desquite a los lidiadores de Gelves en fuerza de arrogancias toreras. No así el de Tomares, que no abandona en toda la tarde una enojosa displicencia.

BOMBITA SE LA CORTA.
El quinto Palha, un murube de nobleza, no hace despuntar a Bombita con las banderillas y en cambio da ocasión para que los Gallos armen un escándalo entusiasta. ¡Era el mismo toro pero distintos toreros! Y el público, como es natural, se partió las manos con los voluntariosos hermanos y permaneció frío ante el imperturbable Torres.

Ahí tenéis el caso. Los Gallos, sin tener una gran tarde, se meriendan cómodamente a Bombita. Recordad en cambio la tarde de los Palhas de Madrid. Los Gallos son objeto de una triunfal apoteosis. Rafael el Calvo da seis naturales seguidos a un toro…El pueblo se lanza al ruedo y saca de la plaza en hombros a los hermanos Gómez Ortega. Pero recordaréis que también con ellos, y por la puerta de Madrid, salía Machaquito en hombros de la multitud. Y es que el bravo cordobés había hecho un esfuerzo de valentía y pundonor para no ser menos que los toreros de moda.


¡En este torero no influyen los millones! ¡A Machaco el bravo no le vuelven la espalda los públicos!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.