diumenge, 1 de juny de 2014

‘LE PODÍA HABER COGIDO UN TRANVÍA’. GRAVE COGIDA DE RAFAEL ‘GALLO’

Javier Vellón envía el siguiente texto para su publicación:

Rafael
El 14 de junio de 1914 Rafael Gómez ‘Gallo’ sufrió en Algeciras una de las cornadas graves de su carrera. A partir de las informaciones periodísticas se ha podido reconstruir no solo la cornada sino las reacciones posteriores así como los testimonios de los testigos.

El percance sucedió en el segundo de la tarde que, como el resto de sus hermanos, lucía la divisa de Moreno Santamaría. El toro había salido abanto y, según Joselito, era tuerto. Rafael quiso recogerlo y ponerlo en suerte para picarlo, pero el animal no hizo caso del capote, por lo que, frente a chiqueros, lo arrolló “como le podía haber cogido un tranvía” –según Joselito-, y le tiró un derrote seco cuando ya estaba en el suelo. El diestro se levantó y se llevó la mano al pecho, donde tenía la herida, e inmediatamente cayó desplomado.

Llevado a la enfermería, le atendió el doctor Morón, quien se hizo cargo de la cura durante los días siguientes. Hay que decir que al día siguiente se desplazó a Algeciras el doctor Mascarell, amigo y médico de la familia, que estuvo en contacto telefónico con su colega desde el primer momento. El parte de la cogida dice lo siguiente: “La herida está situada en el pecho; es penetrante, con fractura completa de la extremidad inferior del esternón y cartílagos cortales. Pronóstico grave”.

El doctor Buenaventura Morón
atendiendo a Rafael.
En un primer momento, las noticias fueron muy alarmantes y hacían presagiar lo peor. De hecho, miles de personas acudieron a la plaza, hasta el punto de que la policía hubo de actuar con fuerza para que la enfermería no fuera asaltada. Una vez practicada la primera cura, Rafael fue trasladado en camilla hasta el hotel, donde fue atendido en los días posteriores. El gentío acompañó a Rafael en todo el recorrido.

Rafael y Pastora.
El matador estuvo acompañado por familiares y amigos. En primer lugar, por su hermano Joselito, que también participó en el festejo, y fue el que explicó lo sucedido. Sus hermanas se encontraban casualmente pasando los días de fiesta en la población andaluza, invitadas por una amiga. Al día siguiente, procedentes de Sevilla, llegaron su madre y su hermano Fernando, acompañados por el doctor Gonzalo Blanco y por Pedro Rolda. Joselito había escrito un telegrama a su madre para tranquilizar a la familia: “Por la gloria de papá, que no hay cuidado. Tranquilízate”. Ese mismo día acudieron a interesarse por su salud Belmonte y ‘Machaquito’, que llegaron en un tren especial desde Granada.

Más dramática fue la situación de la esposa de Rafael, Pastora Imperio. El día del percance salió en tren desde Castellón hacia Valencia, donde tenía que actuar. Al llegar a la estación de Sagunto oyó que los vendedores de periódicos voceaban la noticia. Aterrorizada, quiso enterarse de lo sucedido, pero el tren arrancó, por lo que la artista sufrió un pequeño accidente. Al llegar a Valencia el empresario del teatro Eslava, donde debía actuar, y un amigo de Rafael intentaron tranquilizarla. Decidió rescindir el contrato y desde el hotel se puso en contacto con su cuñado Joselito, que le informó de la cogida y del estado de su marido. El día 15 salió hacia Madrid para acudir posteriormente a Sevilla y a Algeciras.


1 comentari:

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.