diumenge, 8 de juny de 2014

AGRESIÓN A RAFAEL ‘EL GALLO’

Cartel de la Feria.
Javier Vellón envía el siguiente texto para su publicación:




El 29 de julio de 1914 el presidente del Club Gallista de Sevilla mandó un telegrama al gobernador civil de Valencia pidiéndole que protegiera a Rafael ‘Gallo’ mientras estuviera en la capital del Turia, en plena feria de julio, contra las acechanzas de sus enemigos.

El motivo de dicha comunicación fue una supuesta agresión al diestro tras la corrida del 28 de julio, en la que Rafael cosechó uno de sus grandes éxitos.

Rafael en Valencia.
Efectivamente, en la cuarta corrida de la feria valenciana hicieron el paseíllo, junto con ‘El Gallo’, Juan Belmonte y ‘Bombita’, para enfrentarse a reses del Marqués de Santa Coloma.

Los espectadores que casi llenaron la plaza pudieron contemplar una gran actuación de Belmonte, que cortó una oreja del tercero, y, sobre todo, una labor plena de arte, genio e inspiración de Rafael en el cuarto, un toro que salió abanto y que llegó a saltar por dos veces al callejón. El matador hizo su faena de muleta entre los acordes de la música y rodeado de sombreros, algo muy propio de la liturgia gallista.

Tal fue el eco de su trasteo que, al día siguiente, con Francisco Posada y, de nuevo, Belmonte como compañeros, fue obligado a saludar tras acabar el paseíllo. La tarde con los miuras fue para Belmonte.

Otra de Rafael en Valencia.
Pues bien, al concluir la corrida del día 28, y cuando los toreros abandonaban la plaza, se produjo un incidente confuso que fue el motivo de la petición del gallista sevillano. Al parecer, un individuo se acercó a Rafael y le agredió. Sin embargo, las averiguaciones de la policía llegaron a una conclusión muy diferente: un labrador, entusiasmado por la actuación del Gallo, se dejó llevar por la emoción y su falta de tacto hizo que lo que iba a ser un abrazo de felicitación se convirtiera en un percance.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.