diumenge, 26 de maig de 2013

LA ÚLTIMA ALTERNATIVA DE JOSELITO

Javier Vellón ha remitido el siguiente trabajo en el que rememora la última alternativa que concedió Maravilla.

Momento de la alternativa.
La alternativa en la publicidad.
Joselito fue padrino en diez alternativas a lo largo de su trayectoria. La última que concedió fue el 28 de septiembre de 1919 a Juan Luis de la Rosa. El jerezano, nacido el 2 de febrero de 1901, había sido el novillero más destacado de las últimas temporadas junto a Chicuelo.

El festejo se celebró en la Monumental de Sevilla, en la feria de San Miguel, compuesta por dos carteles, el mencionado del doctorado y, al día siguiente, otra corrida de toros con casi los mismos protagonistas: Joselito, Camará y Varelito, con toros de Gregorio Campos.

Para tener una idea de la competencia entre las dos plazas sevillanas, basta con observar que en la Maestranza, para el día 28, se programó un festejo que tuvo todas las pintas de una contraprogramación, pues en él participaron Chicuelo, que tomó la alternativa, Juan Belmonte, Manolito Belmonte, con toros de Santa Coloma.

Esta es la crónica del doctorado de Juan Luis de la Rosa, publicada en El Toreo el 7 de octubre de 1919:

Verdadera expectación había despertado la alternativa del excelente torero La Rosa, que tan gran cartel supo conquistar en su breve actuación de novillero. De padrino actuaba Joselito (el Gallo), y con ambos alternaban Varelito y Cámara, en la lidia de ocho toros de Guadalest. 

Una buena entrada hubo en la plaza grande, y todo eran comentarios y animación cuando apareció el primero, al que saludó La Rosa con seis verónicas, de ellas cuatro formidables, templando y aguantando de manera colosal. 
Monumental de Sevilla.

El neófito escuchó entusiasta ovación, que se repitió en el primer quite, artístico y torero. Verificada la cesión de trastos entre grandes aplausos. La Rosa se puso en contacto con Celeste, que así se llamó en vida el toro de su alternativa. 

Le encontró nada franco para la lidia y mansurroneando lo suyo. Inició la faena con un ayudado bueno, al que siguió uno de pecho apretadísimo que arrancó oles. Siguió trasteando entre aplausos, dominando al adversario, y entró para lograr un pinchazo en las alturas. Repitió con otro entrando larguito pero muy recto, y acabó con media estacada delanterilla. (Muchas palmas) 
Al sexto, un verdadero pajarraco, lo muletea desde cerca, ayudándole eficazmente Joselito, pues el toro estaba de cuidado, muy reservón y dando arrancadas de peligro, en una de, las cuales el maestro salió achuchado. Dos veces pinchó La Rosa, derrotándole el toro, por lo que intentó descabellar, y no acertó hasta el sexto golpe, haciéndose larga la faena; pero el público tuvo en cuenta la mala suerte del muchacho, y le alentó con sus aplausos.

En quites estuvo hecho el excelente torero que conocemos, y particularmente en dos que hizo alternando con Joselito en el cuarto toro; estuvo magistral. ¡Vaya un tercio lucido! ¡Bien por el maestro y el discípulo! 

Joselito tuvo a su cargo la muerte de los toros cuarto y quinto. Banderilleó al primero de ellos, al que colocó tres pares, dos particularmente de manera soberbia. Luego, con la muleta, hizo de las suyas, realizando una hermosa labor entre ovaciones. Un pinchazo en lo alto, media estocada un poco tendida y descabello a la segunda, completaron la faena, que se ovacionó largamente, concediéndosele a José la oreja del de Guadalest. Este fue un buen toro. 

Con el quinto hizo valiente faena menos lucida que la anterior, pues el animal se prestaba poco, y lo mató de media estocada delantera que no necesitó puntilla. (Muchas palmas). 

Veroniqueando y en quites, hecho un maestrazo. 
Varelito.

Juan Luis de la Rosa.
Cámara fue recibido con siseos en recuerdo de sus desaciertos en la feria de Abril. Veroniqueando estuvo ful, y aumentaron las muestras de desagrado, lo mismo que en los quites. Con la muleta estuvo mejor; valentón aunque movido, y liquidó al segundo de una estocada delantera y perpendicular, entrando muy bien, siendo entonces muy aplaudido, teniendo que saludar desde el tercio. 

Al sexto lo despachó de un pinchazo caído y una estocada baja, tras una faena deficiente. 
Y vamos con Varelito, a quien también deseábamos ver después de sus éxitos por esas plazas.
Manolo viene tan valiente o más que antes; más hecho como torero, si bien ha de olvidar algunos detalles novilleriles que ya no corresponden á su categoría. 

En lo que no tiene pero alguno es como estoqueador; está formidable, A su primero lo mandó al otro barrio de un soberbio pinchazo y una estocada de igual calidad que mató sin puntilla. Oyó gran ovación y cortó la Oreja. 

Al sexto le entró de dentro afuera, muy en corto, saliendo enganchado (resultó ileso) al colocar media estocada en todo lo alto, de la que hizo rodar a su enemigo. (Nueva ovación). 
Varelito demostró en todo momento una  gran voluntad, y fue constautemente aplaudido. ¡Bien por Manolito! 

El ganado estuvo bien presentado, y cumplieron bien los toros segundo, sexto y séptimo; el cuarto, superior, y mansurronearon primero, quinto y octavo; éste, que fue el mayor de la corrida, demostró además perversas condiciones."






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.