diumenge, 7 de març de 2021

TRES CUADRILLAS DE NIÑOS SEVILLANOS...

Tal fue la popularidad de los imberbes toreros en los primeros años del siglo XX que hasta tres cuadrillas de Niños Sevillanos coincidieron en la temporada de 1909 según datos recogidos del 'Vademécum Taurino' de 'Sol y Sombra'.

Así, a la archiconocida formación de José Gárate 'Limeño Chico' y José Gómez 'Gallito III', apoderada por Francisco Martínez, hay que unir la de José Puerta 'Pepete Chico' y Manuel Varé 'Varelito', cuyos contratos corrían a cargo de los señores Ruíz y Compañía.

Una tercera hizo el paseíllo por los ruedos españoles: Antonio Blanco 'Faíco II' y Aurelio Lozano 'Mellaíto', de cuyos ajustes se ocupaba don José Fuentes. 


Portada del 'Vademécum Taurino'.
(Foto: bibliotecadigital.jcyl.es)





dimecres, 3 de març de 2021

¿PRIMERA CARICATURA DE JOSELITO Y LIMEÑO?

La revista 'Los Toros' del 25 de mayo de 1910 publicó la siguiente caricatura de Limeño y Gallito firmada por Santiesteban. La obra gráfica iba acompañada del siguiente texto en el que se aventura que puede que fuera la primera caricatura de ambos aspirantes a la gloria.

"La caricatura es uno de los detalles más positivos para la demostración de la popularidad de los individuos. Hay quien daría algo bueno por ver una caricatura suya publicada en periódicos. Prueba de que el público en general se ha preocupado de los "niños sevillanos", es el hecho de que espontáneamente nos han sido remitidas las caricaturas que muy gustosos publicamos en la presente página, primeras, según creemos, que han salido a luz, y, por lo tanto, si, como se espera, llegan los chicos a ser figuras importantes del toreo, serán estos artísticos dibujos documentos históricos que guardarán con gusto los aficionados. Nunca ha podido ser más oportuna la publicación de las caricaturas de los nenes que ahora, pues apenas han empezado a torear en plazas importantes, son solicitados por todas las empresas, y al paso que llevan, si hay ganaderos que les proporcionen becerros, sumarán al final de la temporada tantas corridas como el espada de más campanillas. Así sea y adelante, niños."

 

diumenge, 28 de febrer de 2021

LOS NIÑOS SEVILLANOS CRUZAN LOS PIRINEOS

Plaza de toros de Bordeaux (Foto: portaltaurino.net)

 El domingo 19 de junio de 1910, Limeño y Gallito Chico cruzaron los Pirineos para presentarse en la plaza de Burdeos. Sendos breves recogen sus lucidas intervenciones con becerros de Agudo:


El de 'El Toreo' despacha en poco más de una línea el espectáculo: " Los becerros de Agudo, fueron buenos. Limeño chico y Gallito menor, aplaudidos toreando y bien matando".

No mucho más explícito es el de 'La Mañana': "En la corrida de hoy han sido muy aplaudidos Limeño y Gallito, de la cuadrilla de niños sevillanos. Los toros do Agudo han resultado mansos".


dimecres, 24 de febrer de 2021

PRESENTACIÓN DE LOS NIÑOS SEVILLANOS EN CASTELLÓN

La plaza de toros de Castellón. (Foto: uji.es/cd)
 El domingo 12 de junio de 1910 la Cuadrilla de Niños Sevillanos cumplía el decimosegundo contrato de la temporada presentándose en Castellón. La actuación de los diestros queda recogida con las siguientes palabras en 'El Imparcial':

"Los novillos de Sapiña, regulares. Limeño y Gallito torearon y mataron muy bien. Limeño obtuvo una oreja y Gallito clavó un superior par de banderillas. Gustaron mucho banderilleando Pacorro y Manfredi. Buena entrada."

'El Pueblo' publica el mismo lunes13, firmada por Yáñez, la siguiente crónica:


“Con buena entrada se han lidiado seis novillos de Sapiña por la cuadrilla de niños sevillanos.

Los toretes han resultado mansos, excepto el primero.

Limeño estoqueó superiormente el primer, y bien el tercero y muy superior el quinto.

Se le concedió la oreja del primer bicho.

Gallito estuvo regular en su primero, superior en el cuarto y superiorísimo en el sexto.

A este bicho le clavó un par de banderillas monumental.

Pacorro y Manfredi quedaron bien, y fue ovacionado el banderillero Limeño.”



diumenge, 21 de febrer de 2021

TERCERA COMPARECENCIA DE LOS NIÑOS SEVILLANOS EN SAN SEBASTIÁN

La desaparecida plaza de El Chofre (Foto: Del toro al infinito)
 La tercera comparecencia donostiarra de la Cuadrilla de Niños Sevillanos que formaban Limeño y Gallito, y completaba Pacorro como sobresaliente, tuvo lugar el domingo 15 de mayo de 1910, la víspera de su presentación en Bilbao. En tal ocasión se corrieron cuatro becerros de Carreros y tres de Cullar.

'La Correspondencia de España' recogió el hecho en su edición del día siguiente con estas palabras:

"Han toreado en la novillada de esta tarde los niños sevillanos. No ha pasado la entrada de media. Los toros de Carreros han dado poco juego. Gallito bien. Le ha sido concedida una oreja. Limeño regular. Pacorro ha hecho las deudas del público matando de una estocada superior al séptimo becerro".






dimecres, 17 de febrer de 2021

LOS NIÑOS SEVILLANOS SE PRESENTAN EN VALENCIA


El día de la Ascensión de 1910, 5 de mayo para más señas, la cuadrilla de Niños Sevillanos formada por Limeño y Gallito se presentó en Valencia. Como sobresaliente, Pacorro y, en los corrales, becerros de Rodrigo Solís.
En un breve publicado al día siguiente reseñaba el rotativo 'La Mañana' el éxito de los incipientes diestros con estas palabras:

"Hoy lidiaron toros de Solís los niños sevillanos Gallito III y Limeño. Las reses fueron bravas, sobresaliendo la lidiada en tercer lugar.

Los dos matadores han estado superiorísimos, tanto toreando como matando. Ejecutaron todas las suertes de la lidia con gran fortuna, entusiasmando al público. El banderillero Pacorro, que actuaba de sobresaliente, también quedó admirablemente. Los aficionados sacaron en hombros a los tres diestros, llevándolos hasta el hotel entre delirantes aclamaciones".

El cartel que ilustra este texto forma parte del libro 'Carteles Taurinos. Plaza de Toros de Valencia, 1831-2010' y fue impreso en su día por Litografía Ortega.

diumenge, 14 de febrer de 2021

JOSELITO, EL 'QUIQUIRIQUÍ' Y HEMINGWAY

 El 20 de mayo de 1970 se publicó en el ABC un extenso artículo de Ricardo Cobos titulado Evocación de Joselito. La parte más interesante de la colaboración fue la dedicada al quiquiriqui, su origen y su importancia en la tauromaquia de Joselito. El autor relata sus propias vivencias y rescata una notable cita de Ernest Hemingway:


Fue Joselito, en realidad, una síntesis de la tauromaquia en cuanto que asimiló (y en múltiples casos perfeccionó) todo lo anterior a él; pero también se aventuró (en contra de lo que parecer podría) por el camino de los "hallazgos", resucitando o inventando nuevas suertes como, por ejemplo, los torerísímos lances del delantal" y el vistosísimo pase de adorno, llamado "quiquiriquí", que no es, en realidad, otra cosa que un ayudado a media altura, con un despacioso giro terminal de toro y torero, para quedar en disposición de repetir la suerte.

La denominación de "quiquiriquí" se debe al célebre escritor y furibundo joselitista Alejandro Pérez Lugín, quien, por la garbosa manera de levantar los codos, típica de este pase al efectuar el giro final, lo asimiló al levantar las alas del rey del gallinero cuando lanza, engreído, su canto de triunfo.

Este ayudado joselista (que más que ayudado eran "ayudados", puesto que los engarzaba en serie, alternándolos consecutivamente por la derecha y por la izquierda) nadie mejor lo ha descrito que el gran Hemingway en su maravilloso reportaje "La muerte en la tarde".

Este gran escritor norteamericano no había visto torear a Joselito y, por consiguiente, no conoció, a través del torero de Gelves, el pase que analizamos; pero lo conoció a través de Vicente Barrera, que fue quien mejor lo recogió de quien lo inventara. Y así, a través de tan buen epígono, nos describió Hemingway el ayudado joselista. Con la muleta ayudada por el estoque se embarca de lejos al toro y se le hace pasar; pero una vez que ha pasado no se le despide, sino que se le hace girar despaciosamente, girando al mismo tiempo el torero, con los codos levantados y con la muleta y estoque casi verticales girando también... "como si fueran una gran cucharón que revolviera el Interior de un caldero".

 Para realizar con armonía y en serie estos ayudados se requería un toro de suavísima y constante embestida, cosa que, aunque se da, no es frecuente; pero cuando salía ese adecuado toro, Joselito lo aprovechaba y surgían entonces, ante el pasmo de los espectadores, los joselistas ayudados en cadena. El autor de estas líneas no puede olvidar la memorable faena realizada por José a un toro de Santa Coloma, en uno de los primeros días de octubre de 1918. Faena a base de un solo pase (el famoso ayudado que estamos comentando) en continuadas tandas sin importunos mutis. Un auténtico prodigio de arte con mucho de "ballet taurino", a quien sólo parecía faltar la música correspondiente. Faena que hoy día (en que tanto se prodigan los naturales y redondos) habría sido tachada da heterodoxa, pero que a la cátedra madrileña de entonces le pareció magnifica, premiándola con las orejas y varias vueltas al ruedo.