dimecres, 18 de maig de 2022

DOCUMENTAL SOBRE JOSELITO

 

'Joselito, un torero sabio' es la última propuesta sobre la figura del coloso de Gelves que, a modo de documental, a visto la luz. Canal Sur, en colaboración con TVE y otras entidades, lo ha hecho posible. En los 95 minutos que ocupa, una serie de expertos sobre José diseccionan lo que fue su vida y lo mucho que de él queda en el toreo de hogaño.

Paco Aguado, Rafael Cabrera, Fidel y Julio Carrasco, Antonio y Eduardo Miura, Carmen del Castillo o Ignacio Sánchez Mejías, entre otros, revelan interesantes datos para el profano y refrescan la memoria de los aficionados iniciados: las monumentales, el toreo en redondo, la selección ganadera... La palabra es la base, pero además resultan muy interesantes algunas fotografías aportadas por la familia del malogrado coletudo, en las que los restauradores se han empleado a fondo para proporcionarles un esplendor que jamás tuvieron. 

El cantante Manuel Lombo, en directo y con el acompañamiento del piano, interpreta 'Silencio por un torero', la canción que estrenó y popularizó Juanita Reina. Y Morante, el rescatador de su toreo eterno, aporta reflexiones desde su experiencia...

'Joselito, un torero sabio', dirigido por Sonia Vega y Miguel Ángel H. Arango, se puede ver en el siguiente enlace:

https://www.canalsurmas.es/videos/48390-documentales-18052022/

diumenge, 15 de maig de 2022

'GALLEANDO Y BELMONTEANDO', UN LIBRO PARA REFLEXIONAR

 

La última publicación de Jesús Soto de Paula se titula 'Galleando y Belmonteando' y se subtitula 'Aforismos luzbelianos' y a nadie deja  indiferente. En contra de lo que se pudiera pensar, la obra más allá de las figuras de los dos colosos y se adentra en los cimientos mismos del toreo. Mejor dicho, la reflexión sobre el toreo de ambos y lo que aportaron en la construcción de la Tauromaquia que hoy conocemos, no ocupa más de un par de capítulos. En otro apartado, como no podía ser de otra manera, se disecciona a Rafael, el genio.

Los aforismos recuerdan enormemente, por su concepción formal, a las greguerías de Gómez de la Serna. En cambio, en su contenido, subyace la sombra de Bergamín. En ocasiones, hay que releer de nuevo lo escrito para intentar atrapar la esencia de un pensamiento muy condensado. Se puede estar de acuerdo, o no con lo propuesto, pero es necesario reflexionar mucho para llegar a una conclusión personal. 

Apellidándose Soto el autor, y siendo hijo de quien es, hay un ser omnisciente que se asoma a cada poco, que hizo real el toreo que muchos soñaron...

dimecres, 11 de maig de 2022

DOS ANTEPASADOS DE LOS GALLO EN LA HABANA


El abuelo de los Gallo, Enrique Ortega Díaz, y su hermano, José Ortega ‘Negrito’, participaron en el festejo celebrado en La Habana el 16 de julio de 1854, tal como se puede observar en el cartel que ilustra esta entrada del blog.

El primero actuó como banderillero a las órdenes del primer espada, Manuel Díaz ‘Lavi’, y el tío-abuelo de los Gallo como segundo matador, en compañía de José Ponce, diestro que acabaría enfermando de la fiebre amarilla.



diumenge, 8 de maig de 2022

EL ABUELO DE LOS GALLO PARTE PARA LA HABANA

Plaza de toros de la Habana
Plaza de toros de la Habana


En la revista El Enano del 28 de marzo de 1854, se informa de la partida para la Habana de varios diestros españoles, entre los cuales está Enrique Ortega Díaz, abuelo de los Gallos, quien viajó como banderillero del diestro Manuel Díaz Cantoral ‘Lavi’, de quien era sobrino.



Los toreros Marcos Olvera, Manuel Diaz Labi, Ponce, Juan Lanceta y Enrique Ortega, con sus criados Bonifacio Mellado, JuanTrujillo, Francisco Olvera y José Diaz marcharon á la Habana en el vapor-correo Conde de Regla, que como saben nuestros lectores salió el dia 7 del puerto de Cádiz en dirección á aquel punto.


dimecres, 4 de maig de 2022

RAFAEL REAPARECE EN 1934


El 1 de abril de 1934 Rafael protagonizó una de sus enésimas reapariciones. Fue en la plaza de Sevilla, acompañado de ‘Chicuelo’ y de Paco Perlacia, en la lidia de toros de Esteban González.

En la crónica aparecida en la revista barcelonesa Fiesta Brava, el corresponsal da cuenta del desastre acaecido en aquella tarde.


Con un lleno completo se ha celebrado !a corrida de toros organizada con la reaparición de "El Gallo". 
Los toros de Esteban González resultaron pequeños y bravillos. 

Sale el primer toro, y tan pronto asoma por el chiquero inicia Rafael la primera espantada de la tarde. A partir de este momento la lidia del primer toro transcurre en medio del mayor regocijo por parte del público. 

Rafael, sin motivo justificado, emprende locas carreras hacia el callejón, en las que pierdc hasta la montera, y hace espantadas que provocan carcajadas enormes. Con el capote y la montera torea anodinamente. Da pases absurdos y el público, que desde el primer momento lo ha tomado a broma, ríe estrepitosamente y hasta le" aplaude. Rafael, a pesar de esto, dio muchos pases a sus dos toros en los que se mostró el auténtico "revolucionador" del toreo. A la hora de matar, el que fue "divino calvo”, está desastroso y se sacudió a sus enemigos como pudo, que es de la manera más pésima. 

A Chicuelo le tocó el peor lote y puso buena voluntad en la lidia. En su primero estuvo mal y en el quinto aceptable.

 Perlacia bien en los dos con el capote v muleta. Muy mal matando. 


diumenge, 1 de maig de 2022

JOSELITO, 2; BELMONTE, 1

El escritor y periodista Antonio Burgos
 

Con el título de esta entrada publicó Antonio Burgos, en el ABC de Sevilla, el 8 de junio de 2021, una columna en la que planteaba la competencia entre los diestros a partir de su sevillanía, y su presencia en la imaginería de la ciudad hispalense.

Es la primera pareja que sale siempre que se enumeran, en la dual Sevilla, los enfrentamientos barrocos de lo dionisíaco y lo apolíneo: Joselito y Belmonte. José y Juan para la vieja afición. El Rey de los Toreros o el revolucionario de la Tauromaquia. Y los dos tienen monumentos en Sevilla, que son como una radiografía de la ciudad. ¿Es Sevilla más gallista que belmontista? Pregunta con difícil respuesta. A Joselito el Gallo le falta su Chaves Nogales para hacerlo un mito literario y humano, a pesar de la legendaria muerte del héroe joven en la plenitud de su arte en Talavera. A vuelapluma diría que Joselito en más popular y Belmonte, más de los buenos aficionados y de los lectores, por su amistad con los escritores e intelectuales. Joselito murió joven y como en un romance de Juanita Reina, «que por Gelves viene el río/teñío/con sangre de los Ortega». Belmonte murió ya mayor, olvidado de los grandes públicos de la Fiesta, pero respetado y querido en Sevilla, que no lo molestaba cuando lo veía cada día en Los Corales haciendo tertulia con Rafael El Gallo.
Su hermandad de la Esperanza Macarena, que lo tuvo como cirio verde y consiliario de la Junta, le ha puesto a Joselito, a Gallito, al hijo de la Señá Gabriela, al Rey de los Toreros, un monumento frente a la basílica. Escribía Jesús Bayort con mucho tino que parece que Gallito, liado en su capote de paseo, con la montera en la mano, va haciendo el paseíllo hacia su Virgen, en su debú en bronce en Sevilla. Menos mal que el monumento a José Gómez Ortega lo han plantado junto al Arco y mirando a la basílica de su Virgen, y no en su Alameda, la que puso crespones negros en los Hércules cuando lo de Talavera. Porque en la Alameda, tras la última reforma innecesaria, han agrupado todos los monumentos que había de un modo tan ridículo que parecen una colección de figuritas de Lladró en el escaparate de una tienda de Foronda.
La popularidad de José, la macarenidad de José, ha hecho que le gane a su rival Juan en cuanto a número de momumentos en Sevilla. Un día dijo Belmonte, el del disparo de la soledad en Gómez Cardeña: «José me ganó la partía en Talavera». Ahora, gracias a su hermandad, para la que es un patrimonio inmaterial, vuelve a ganarle la partía del bronce. Belmonte tiene un impresionante monumento en el Altozano de su Triana, la escultura de Venancio Blanco con ese hueco del corazón torero a través del cual se ve la Catedral y se ve la plaza de los toros de sus triunfos. José tenía hasta ahora en Sevilla el monumento histórico del mausoleo de Mariano Benlliure en el cementerio. Ahora tiene dos: el del cementerio y esta estatua junto al Arco de su Macarena, al lado de otro mito de la hermandad, el que le dio la estética con la que la conocemos: el bordador Juan Manuel Rodríguez Ojeda. Así que el marcador de monumentos en la dual Sevilla queda así: «Joselito, 2; Belmonte, 1». Aunque para mí el mejor monumento a Gallito en la Macarena son sus verdes mariquillas latiendo humanamente en el pecho de su Virgen de la Esperanza.


dimecres, 27 d’abril de 2022

JOSELITO (MAL) GARROCHISTA


 En El Ruedo del 13 de diciembre de 1944 se publicó una entrevista realizada por Rafael Martínez Gandía a José Carlos de Luna, poeta malagueño de inspiración lorquiana, académico de la RAE, ensayista, colaborador de ABC, que, incluso, hizo carrera política y llegó a ocupar el cargo de gobernador civil de Badajoz y de Sevilla.

Sorprenden sus juicios sobre Joselito, al que tildó de 'soso' en su toreo, centrados en la afición del diestro por la garrocha, faceta en la que, según el autor, nunca destacó, lo que le produjo una enorme frustración.

Joselito fue, para mí, el torero más completo, aunque eso no quiere decir que fuera el que más me gustaba, porque Joselito era... soso. Reunía todas las cualidades. Tenía unas facultades, una inteligencia y sobre todo una afición de lo que no se estila hoy. No hablaba más que de toros y en invierno aun parecía más aficionado. Y lo curioso que todo el orgullo de José lo ponía en acosar, en lo que fue una medianía, tirando a mal. Los ganaderos le daban coba y le regalaban los mejores caballos, pero nunca pudo consumar su sueño. En el tentadero de Tamarón, en colaboración con Luis Mora de Figueroa, Joselito vio cómo se le fueron dos o tres becerros. Estaba desesperado. En aquella ocasión, dijo: “Daría todo lo que soy, toda mi fortuna, mi gloria, mi fama de torero, ¡todo!, me conformaría con no ser más que un mozo de cortijo. Un conocedor de ganadería, a cambio de ser el mejor garrochista”.



diumenge, 24 d’abril de 2022

JOSELITO Y EL TORO 'CURRO'

Joselito antes de hacer el paseíllo en la plaza de Pamplona. Fotografía de Noticias de Navarra
 

El diario Noticias de Navarra publicó el 3 de mayo de 2020 un excelente texto en torno a la lidia por parte de Joselito del toro 'Curro' de Cándido Díaz, la mañana del 8 de julio de 1912, día en el que el diestro se iba a enfrentar, por la tarde, a los t
oros del citado ganadero navarro.

Era la historia de un toro que se hizo muy famoso llamado Curro, berrendo en negro, de la ganadería de Don Cándido, un morlaco que sembraba el pánico en las mañanas sanfermineras cuando salía por la puerta del toril para limpiar el ruedo sembrado de corredores. Un toro que durante muchos años corrió en el encierro sirviendo de guía a los toros que se iban a lidiar en la corrida de la tarde. ¡Era tremendo aquel toro! Debido a un accidente que sufrió al ser trasladado de Puente Gil (Peralta) a la finca del Recuenco, se partió un cuerno por la cepa, y al no ser curado como era debido, se le pegó a la carne dándole la característica de curro.


Pronto se hizo famoso el toro Curro en sus correrías por los pueblos de la Ribera en sus fiestas patronales, en simulacros de lidia pegando tarantaneos a granel con un poder extraordinario, hasta que el año 1918, al ser contratada una corrida de Cándido Díaz para ser lidiada el segundo día de San Fermín por los afanados diestro Gaona, Joselito y Saleri II, el toro Curro fue destinado para ser toreado por la mañana por los aficionados, después del clásico encierro de los toros.


La fama de este toro llegó a oídos de Joselito, quien rodeado de amigos, (entre los que se encontraba el ganadero Cándido Díaz), se hallaba en el hotel descansando para torear la corrida de la tarde. Joselito, al escuchar los comentarios de los contertulios que decían que era imposible torear a Curro, se dirigió a don Cándido –cuyos toros lidiaba por la tarde–, hablándole con su fino acento andaluz empapado de corrección y gracia: "¿Es verdad lo que dicen estos señores, que no hay manera de torear a su toro?". Y seguidamente añadió el torero: "A mí me gustaría probar ahora mismo si lo puedo hacer yo". "Mire usted, Joselito –le contesto don Cándido–, que es un toro de mucha fuerza, y€". "¡Nada, vamos ahora mismo!", replicó el torero resueltamente

Agustín Uztárroz, valiente mayoral de la ganadería de Cándido Díaz, dio suelta al toro, que como siempre salió a la arena del ruedo dispuesto a zurrar la badana al intruso que se acercara a sus dominios. Joselito, con el capote en la mano, se aproximó decididamente al morlaco, que, cachazudamente aguardo a que el torero llegase a su alcance. El silencio en la plaza era impresionante a pesar de que el grupo de curiosos había engrosado como por arte de magia.

Por fin se arrancó el toro con fuerza, y Joselito, con su gran maestría, adelantó el capote equivocando al toro que como una exhalación pasó rozando el cuerpo del gran torero, que volvió a lancear al toro dándole tres capotazos. Una salva de aplausos estalló en la plaza dedicado al dominio que Joselito estaba protagonizando. Este se volvió sonriente y agradecido hacia sus amigos.

El toro, sofocado, enganchó el fuelle de su cuerpo recuperando fuerza, y Joselito volvió a citarlo nuevamente: "¡Embiste ya, malage!"; y entonces sobrevino la catástrofe. Curro se arrancó con furia salvaje sobre el torero que no pudo esquivar su fuerte acometida siendo alcanzado de lleno y lanzado a gran altura. Una vez en el suelo el toro frenético de coraje, sin distinguir jerarquías le propinó una soberana paliza. Gracias a la intervención del mayoral Agustín Uztárroz, el toro soltó a su presa, y entonces demostró Joselito su casta y pundonor profesional. Volvió a coger en sus manos el capote, y en un grandioso alarde de facultades y dominio a pesar de la paliza recibida, prendió al toro entre los vuelos de la tela, y lo llevó de un lado a otro de la plaza, y con un precioso recorte dejó a Curro clavado en la arena, resoplando con fuerza por sus fauces humilladas ante la inteligencia y valor del llamado Rey de los Toreros.

Maltrecho y dolorido, sobreponiéndose a la molestia que le causaba los golpes recibidos, Joselito, por salvar a la empresa de un grave apuro de su sustitución por otro espada, dio por terminada su aventura con Curro cumpliendo su compromiso de torear por la tarde, una corrida dura de don Cándido, cortando una oreja en cada toro. Cuando después de dar la vuelta al ruedo el torero sevillano se limpiaba el rostro de sudor, se le acercó el ganadero navarro diciéndole en tono de broma: "Joselito, ¿quiere que le saque el toro Curro de propina? Y el torero contestó: "¡Ozú, ozú, cómo me duelen todos los huesos de la paliza. ¡Qué toro!".




dimecres, 20 d’abril de 2022

JOSELITO Y LOS TOROS NAVARROS

Joselito en la plaza vieja de Pamplona. Fotografía de Noticias de Navarra
 

El 8 de julio de 1918 Joselito se enfrentó en Pamplona a los toros de Cándido Díaz, ganadero navarro que debutaba en la plaza de su tierra. Estuvo acompañado de Rodolfo Gaona y 'Saleri II' y cortó dos orejas. El diario Noticias de Navarra (3 de mayo de 2020) reproduce la siguiente anécdota del diestro con el ganadero tras el festejo.


Ese mismo día, por la noche, Joselito, acompañado de su cuadrilla y de algunos aficionados pamploneses se encontraban ante un velador del Café Iruña, donde hoy se encuentra el portal del Casino Principal y donde tenía el consultorio el dentista Rubio, que como publicidad exhibía una vitrina con una dentadura postiza que se abría y cerraba automáticamente causando el asombro de chicos y grandes, y la del propio Joselito y compañía, que se detuvieron unos instantes a ver aquel ingenioso artilugio.

Joselito, como siempre, vestía de torero. Sombrero cordobés. Camisa de rizados bullones con botonadura de oro y brillantes. Entallado traje corto que hacía resaltar más si cabe su gallardía figura. ¡Torero en la plaza y en la calle! Con gran animación, Joselito y sus amigos charlaban de las incidencias de la corrida de la tarde cuando acertó a pasar por allí don Cándido Díaz acompañado de unos amigos. Don Cándido, con la ribereña nobleza que le caracterizaba, al ver al torero se dirigió a él, a saludarle, diciendo al tiempo que le estrechaba la mano: "¿Qué opina usted de mis toros Joselito?". "¡Hombre!, ¡Por Dio, don Cándido! –exclamó el torero–, que apoco me quedo sin cuadrilla. Un poquillo meno de fuerza en sus toros no estaría de ma. No lo digo por mí; sino por mi gente de a caba
llo, que de tanto golpe que han resibío tienen el cuerpo ma negro, que el botijo de un trenero". La carcajada fue general.

diumenge, 17 d’abril de 2022

JOSELITO 26 DE SEPTIEMBRE DE 1912: CRÓNICA DE UNA SUSPENSIÓN

Cartel de la alternativa de Joselito en Sevilla
 

El 26 de septiembre de 1912 estaba prevista la alternativa de Joselito en Madrid. La corrida se suspendió a causa de la lluvia. A continuación reproducimos la crónica de 'El Barquero' publicada en el Heraldo de Madrid del 27 de septiembre. Además de comentar los pormenores del suceso, se anuncia a los aficionados que la alternativa en Sevilla será grabada por la empresa Iberia Cines.


A la una y media de la tarde, sin más vacilaciones, y en vista de que por el lado de Toledo llegaba un nublado morrocotudo, fue suspendida la corrida magna, noticia terrible llevada á la taquilla por un mono diligente, caballero en un jamelgo destinado á quedarse sin bandullo en los primeros encuentros con los cornúpetos. 

La desolación fue general, y particularísima en algunos elementos puramente gallísticos llegados á Madrid exclusivamente para devorar á besos y estrujar con abrazos entrañables á los dos gitanazos, reservando alguna que otra mirada compasiva para el espada madrileño y el neófito de Alcalá del Río. 

Sin embargo, la suspensión era cosa indudable, y obedecía á varias causas. La primera la ya anotada del temporal. Además, el redondel de la mezquita necesitaba un arreglo nada fácil á no acudir con escobas, rastrillos, serrín, etcétera, un escuadrón, más otro escuadrón con bayetas para secar los asientos de las localidades descubiertas. 

Cuéntase que también hubo quien indicó que, si a la trágala se daba la fiesta (es decir, sin parar mientes en la inseguridad del tiempo y en las incomodidades para el público, lo mismo dentro de ia plaza que fuera, donde los charcos tenían caracteres de lagunas), una vez comenzada habría de acabarse, aunque cayesen espuchinitos de bronce. Todo menos tolerar que algunos animalitos se quedasen sin lidiar, ad majoren gloriam Indalecius

Añadíase que un procer ganadero no autorizaba el enchiqueramiento de sus reses hasta no tener el
menor asomo de temor respecto á probable suspensión, y dijéronse otras cosas de menor cuantía, y lanzáronse especies más ó menos fantásticas. A todo puso fin la llegada del mono caballero, é inmediatamente apareció el cartelillo de suspensión á causa del mal tiempo. 

_____________________

A pesar de la suspensión de la corrida, los aficionados no se privarán del gusto de ver el gran acontecimiento taurino de la alternativa de Gallito 1III, pues esta tarde han salido para Sevilla los operadores de la Casa madrileña Iberia-Cines, Enrique Blanco y Pepe Gaspar, los cuales, con la maestría que tienen demostrada en este difícil arte, obtendrán la película, que se verá en toda España, de la corrida que se verificará mañana en la capital de Andalucía.


dimecres, 13 d’abril de 2022

RAFAEL EN MÉXICO, 1928 (II)


 Otra fotografía de Rafael en Ciudad de México, Distrito Federal, realizada por Casasola en 1928. Pertenece al Repositorio del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

diumenge, 10 d’abril de 2022

RAFAEL EN MÉXICO, 1928


 Fotografía de Rafael realizada por el fotógrafo Casasola en Ciudad de México, Distrito Federal, en 1928. Pertenece al Repositorio del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

dimecres, 6 d’abril de 2022

JOSELITO EN LAS VENTAS


La sala Antoñete de Las Ventas acoge desde el pasado lunes 4 de abril una exposición que gira alrededor de las actuaciones de José Gómez 'Joselito' en la Villa y Corte. La muestra, que estará abierta hasta el domingo 24 de abril, se podrá visitar de lunes a sábado entre las 10'30 horas y las 6 de la tarde mientras que el domingo tendrá horario partido: de 10'30 a 13'30 y de 17 a 18 horas. 

Joselito toreó en la plaza vieja de Madrid 86 tardes en ocho temporadas, repartidas en 5 novilladas y 81 corridas de toros, siendo el impulsor de la plaza de Las Ventas. 

diumenge, 3 d’abril de 2022

PRIMERAS NOVILLADAS DE RAFAEL EN MADRID (y III)

                                        

La tercera novillada en Madrid del año 1899 fue el 27 de agosto. Se dio la circunstancia de que fue el último festejo organizado por la empresa del señor Balbontín. Las cuadrillas de ‘Algabeño Chico’ y de Rafael se las vieron con cinco novillos de Francisco Mata, que había comprado la ganadería  de Clemente,  y uno, el 6.º, de la viuda de López Navarro. Todos fueron abecerrados y fueron muy protestados por el público.
A continuación se ofrece la crónica de la actuación de Rafael publicada el 28 de agosto en El Toreo.



El segundo de los lidiados tenía por nombre Cochinito, núm. 5, y fue de pelo negro zaíno, cortito y delantero de pitones, y muy pequeño.  Salió revolviéndose, saludándole Gallito con cinco verónicas muy movidas, dándole á continuación dos de frente por detrás. 
Entre Torres y Monerri le pusieron siete puyazos, siendo derribados una vez cada uno. En los quites procuraron adornarse los dos matadores. Chicuelo metió un par abierto al cuarteo. Ochoa prendió otro par trasero y caído, entrando en la misma forma que su compañero. Y Chicuelo, después de pasarse una vez sin meter los brazos, clavó un buen par que fue aplaudido. 
El presidente mandó cambiar de suerte, y Gallito, que lucía terno flamante verde y oro, desenvainó el acero, pronunciando ante el Sr. Buendía el brindis propio de estos casos. 
Desde cerca, pero sin parar un momento dio á Cochinito un pase con la derecha, otro por alto sufriendo una colada, y uno cambiado, para un pinchazo entrando con los terrenos cambiados, cayendo ante la cara del toro, haciéndole un buen quite Ochoa. Puesto Rafael de pie le dio otros cinco pases con la derecha y seis altos para otro pinchazo caído por no meterse. De nuevo empleó el trapo rojo para dar otros dos pases altos y dos con la diestra, como preliminar de una estocada corta por no meterse en el sitio de peligro. Otro pase más por alto, dos con la derecha y un pinchazo sin soltar, echándose fiera. Y después de otro muletazo por alto atizó una estucada corta y caída. El bicho se acostó y levantóse en seguida para doblar de nuevo y ser arrastrado por las mulillas. 
Pitos y palmas. Tiempo empleado por el espada en la faena, cinco minutos. 

El cuarto tenía por nombre Baratero, núm. 24, y fue de pelo colorado, ojo de perdiz, abierto de herramientas, y un chivo por lo pequeño. Salió abanto y acosándole los jinetes, pero siendo certero al herir, tomó dos varas de Inglés chico, derribándole en ambas, con pérdida de un tronco de jamelgos. Pimienta pinchó dos veces, cayendo en la última y dejando sobre el redondel su acémila. Empalmao dio tres puyazos, midiendo con su casaquilla la arena en dos ocasiones, sufriendo la pérdida de dos arenques. Y Monerri echó una vez el palo, sin sufrir ningún contratiempo. 
Los matadores oportunos á los quites, escuchando algunas palmas. Bazán, que salió por delante, clavó un buen par al cuarteo. Zocato, entrando bien y levantando los codos, marcó en lo alto, clavando un solo palo. Dobló Bazán con otro par bueno á la media vuelta que le valió palmas. Y Zocato prendió otro entero en la misma forma que su pareja. 
Sonaron los clarines, y Gallito, encorvándose y sin parar, dio al novillo  nueve pases con la derecha y once altos, para una estocada corta y atravesada por echarse fuera antes del momento de la reunión. Y sin más preparaciones atizó una corta en lo alto, que hizo doblar al bicho. El matador empleó en su faena, cuatro minutos.


Aunque no se había anunciado por carteles, debió ocurrirle algo á alguno de los bichos de Clemente, cuando para cerrar plaza se soltó un becerro, que por el hierro y divisa, acusaba ser de la vacada de López Navarro. Este becerro, mas propio para las señoritas toreras que no para los que se traen pretensiones de toreros, era de pelo negro mulato y abierto de pitones. Salió con pies y Gallito le saludó con dos verónicas, un farol, dos de frente por detrá
s y un recorte, todo ello con mucho movimiento en los pies. 
De Panrito, Monerri y Carranza tomó con bravura y empujando seis varas, derribándoles dos veces, con pérdida de un tronco de jacos. 
Gallito cogió otra vez los palos, prendiendo un buen par al cuarteo, que le valió palmas. Repitió con medio caído. Y Sagasta cuarteó otro entero. 
A poner fin á la corrida se dispuso Gallito, el que, con un pase cambiado, cuatro altos, uno de pecho, dos buenos con la derecha y uno natural, citó á recibir, dando un pinchazo sin abandonar el arma, por tratar de clavarla cuando el bicho hizo la señal de acometer. Tres pases más con la derecha, uno alto y otro natural, y de nuevo cita el chico á recibir; pero en el momento de arrancarse el becerro el diestro se adelanta, largando una estocada corta y atravesada.Y con otro pase más com la derecha se metió á herir á volapié, atizando una estocada baja, saliendo perseguido, y abandonando los trastos tomó el olivo por el 3. El bicho dobló, despenándolo el puntillero. Tiempo empleado, cuatro minutos. 


dimecres, 30 de març de 2022

PRIMERAS NOVILLADAS DE RAFAEL EN MADRID (II)

Cartel de los dos novilleros en Valencia

La segunda novillada de Rafael en Madrid se celebró el sábado 24 de junio de 1899. Como en la anterior, estuvo acompañado por Manuel Molina ‘Algabeño Chico’, quien resultó cogido por el 3.º, por lo que Rafael lidió en solitario el resto del festejo.

Los novillos lucieron la divisa de Concha y Sierra (Celsa Fonfrede) y, en general, resultaron deslucidos. Como dato anecdótico, ‘Lagartijo’ presenció la novillada desde el palco 114.

La crónica de El Toreo en lo que respecta a la actuación de Rafael fue la siguiente:

Gallito se quitó de delante al segundo bicho con cuarenta pases, un pinchazo y cuatro estocadas, en ocho minutos. 


Después, y por la desgracia ocurrida á su compañero, tuvo que matar los toros restantes. Al tercero, en sus primeras faenas, le dio veinte pases, un pinchazo y dos estocadas cortas, y al arrancarse por cuarta vez salió trompicado, pisoteándole el becerro, retirándose al callejón á los seis minutos, donde se le refrescó la cabeza con agua y otros ingredientes. Mientras, Chicuelo cogió los trastos y dio nueve pases, una estocada corta y tres pinchazos, en tres minutos. Ya repuesto, saltó Gallito el callejón, empuñando de nuevo tos trastos, y con diez pases y una estocada delantera y contraria, descabelló al segundo intento, tardando en esta última parte cuatro minutos. 

Al cuarto, con sólo catorce pases lo logró igualar, mandándolo al desolladero de una estocada andando, en tres minutos. 

En el quinto logró aburrir al público, dando al bicho cincuenta y un pases, cuatro pinchazos y tres estocadas cortas, terminando con una baja, empleando en tan deslucida faena catorce minutos, sin que la Presidencia le mandara ningún aviso. 

Y en el último fue breve, pues con sólo cuatro muletazos dio una estocada de relámpago que hizo morder el polvo al pobre choto. 

En los lances de capa que dio á los bichos segundo y cuarto, con muchos deseos de agradar, pero parando poco los pies. En el par de banderillas que puso en el sexto bicho cumplió. En quites muy bien, haciendo algunos con togas, que aplaudió la concurrencia. 

diumenge, 27 de març de 2022

PRIMERAS NOVILLADAS DE RAFAEL EN MADRID (I)


Entre mayo y agosto de 1899 Rafael toreó tres novilladas en Madrid que sirvieron para mostrar a la afición la tauromaquia que atesoraba. En tres entradas del blog daremos cuenta de las crónicas de los festejos publicadas en El Toreo.


La primera novillada se celebró el 15 de mayo. Manuel Molina ‘Algabeño Chico’ y Rafael lidiaron ejemplares del duque de Veragua.

Bajo la presidencia del Sr. Conde de Toreno se ha verificado la novillada de hoy, con una entrada para no perder guita la empresa, lidiándose seis toros de desecho del Duque de Veragua por las cuadrillas de Algabeño chico y Gallito. 

El segundo fue de pelo negro, mogón de ambos pitones y de más libras que el anterior. ‘Algabeño chico’ le dio de salida dos recortes y Gallito tres verónicas y un farol.
 
Entre el Inglés chico y el Murciano le pusieron siete varas, á cambio de dos caídas, estando á los quites muy oportunos los dos matadores. 

Sagasta y Ochoa cogieron los palos cortándolos por la mitad, y con mucha valentía clavaron dos medios pares y dos enteros de las comunes, escuchando palmas. 

Gallito, que lucía terno grana y plata, después de brindar á la presidencia, quitó de en medio al del duque con siete pases naturales, dos de pecho, el primero bueno, cinco altos, muy bueno el primero, diez cambiados, los dos últimos por bajo, y cinco con la derecha, para después de tres pinchazos sin soltar y estocada caída, meterse con fe á herir, dando una estocada un poco ida que hizo doblar á la res. 

Palmas y sombreros. Tiempo empleado, cinco minutos.


El cuarto era negro, bragado, abierto y delantero de cornamenta y más chico que los anteriores. 

Salió con pies, dándole Gallito dos capotazos. Después lo lanceó de capa con cuatro verónicas, siendo aplaudido. 

Entre Trescalés chico, Chanito, el Murciano y Canales le pusieron cinco varas por una caída y dos jamelgos difuntos. 

 En los quites estuvo muy oportuno Gallito. Cantaritos y Chicuelo adornaron al de Veragua con dos pares y dos medios, pasando á manos de Gallito, que desde cerca y parando le dio dos pases cambiados, superior el primero, y dos altos con los que logró igualar frente al 2, y entrando en corlo y con valentía á volapié, dio una estocada hasta las guarniciones un poquito ida.  Y con tres pasos más con la derecha se acostó el bicho, levantándolo el puntillero. El torillo se acostó para que le arrastraran las mul
illas, y Rafael Gómez fue objeto de una gran ovación. 

Tiempo empleado en la lucida faena, 4 minutos. 

Y se nos olvidaba decir que la muerte de este toro se la brindó á una señora que ocupaba el palco número 116, la cual le obsequió con una preciosa sortija con tres brillantes
Para cerrar plaza salió un torito berrendo en negro, botinero y bien colocado de pitones. Salió rebotado, dándole Gallito cinco verónicas en tres tiempos, que fueron aplaudidas. 

Tardeando tomó cinco varas de Chanito y Reina, dándoles tres caídas y matando un caballo. 

Pareado por Sagasta y Herrero, pasó á manos de Gallito, que puso fin á la corrida con tres pases de pecho, uno en redondo, ocho altos y uno natural, para dos pinchazos y dos intentos de descabello, doblando el bicho para ser arrastrado por las mulillas. Tiempo empleado por el espada en la faena, cuatro minutos.

 Esto acontecía á las seis de la tarde, hora en que los capitalistas cogieron en hombros á Gallito para sacarlo del redondel.


dimecres, 23 de març de 2022

LOS GALLO Y LA FERIA DE BURGOS

 

En el número del 21 de febrero de 1915 de la revista Palmas y Pitos, el corresponsal en Burgos de la publicación informaba de las difíciles negociaciones con el entorno de los Gallo, y sobre todo de Joselito, para contar con ellos en la feria de la ciudad castellana.

Como se podrá comprobar, las condiciones no distan mucho de las que imponen en la actualidad las figuras.

Para el público le basta saber que la representación de los Gallos ha exigido á la empresa de Burgos que han de matar las dos corridas sus dos representados, y si es con un tercero, que Joselito no sea el último; que los toros han de ser los que los Gallos quieran, y que necesitan saber quiénes son los compañeros que con ellos alternen. 

Además, y esto es lo importante, Joselito se ha negado á torear las dos corridas, una de Romero con Belmonte, y otra de Urcola con Gaona y Celita, en la cantidad de trece mil pesetas; y, en cambio, según telegrama de 5 de Diciembre, firmado por Escolar, se compromete á matar las dos corridas en esa misma cantidad, pero con dos condiciones: 

1ª Que mate las dos corridas su hermanito. 
2 ª Que los toros, en vez de Romeros y Urcolas, han de ser de Felipe Salas, Moreno Santamaría , Garvey, Contreras ó Viuda de Murube, indistintamente. 

Tomen nota de ello los espadas y los ganaderos á quienes más interesa. A nosotros, vista la actitud de los Gallos con otras empresas, nos preocupa poco. Al principio nos molestó, porque llegamos á sospechar si la negativa de Joselito á torear toros de Romero y Urcola obedecía á la poca importancia de la plaza de Burgos para exponer su piel fina en una capital como la nuestra, en la que su trabajo le ven pocos revisteros de importancia. Pero después que hemos visto que con otras empresas ha seguido análoga conducta, ya nos hemos serenado, por haber dado con el secreto. 

Joselito, por trece mil pesetas, torea dos corridas de Garvey, Murube, Santamaría ó Salas. Joselito, por trece mil  pesetas, no torea dos corridas de Romero y Urcola.

diumenge, 20 de març de 2022

PEPE MARCHENA Y LAS 'ESPANTÁS'


En la revista El Ruedo  (21 de junio de 1951), se publicó la entrevista de Pilar Ivars al cantaor Pepe Marchena. Entresacamos sus palabras en torno a las 'espantás' y a Rafael 'El Gallo' 


¿Puede considerarse la “espantá” como aliciente para el aplauso?
La “espantá”, no como oficio, sino como espontánea manifestación de ánimo, la considero una cosa muy seria. Casi lindando con el verdadero genio.

¿Por qué?
Porque la produce el miedo más feroz de todo artista. El miedo respetuoso ante el ridículo. ¡Ay del artista que no hay sentido nunca la necesidad de una “espantá” a tiempo!

En este caso, Rafael ‘El Gallo’…..
A los maestros sólo se les debe admirar en su cátedra.

dimecres, 16 de març de 2022

JOSELITO EN LA PELÍCULA 'BELMONTE'

'Belmonte', la película biográfica que sobre la figura del diestro sevillano dirigió en 1.995 Juan Sebastián Bollaín,  no satisfizo ni a taurinos ni a cinéfilos. Una lástima. El intento de acercar el mito al gran público de finales del siglo XX tuvo muy buenas intenciones, pero en eso se quedó. 

Además, analizada desde el punto de vista taurino, se pueden encontrar inexactitudes tales como los bordados de los vestidos de torear, que en nada se corresponden a los de hace cien años, o que José y Juan cruzaran su archiconocida conversación la víspera de la tragedia de Talavera, sobre la conveniencia de seguir toreando en Madrid, en la mismísima ¡plaza de Las Ventas!, con los inequívocos ladrillos de fondo. 

El actor Achero Mañas hizo de Belmonte y, para las escenas en las que se enfrentaba a los toros, lo dobló el diestro Luis Delgado. El papel de Joselito recayó en Luis Miguel Calvo, diestro al que no se le daban mal las cámaras como dejó patente en 'Juncal'. Lo cierto es que la relación de ambos en la película no pasa de anecdótica y las interpretaciones de actor profesional y ocasional, tampoco están a la altura. 








diumenge, 13 de març de 2022

CARTEL ANUNCIADOR DE LA ACTUACIÓN DE GALLITO EN CASTELLÓN

 Rafael Ortega 'Gallito', como aparece recogido en otra entrada de este blog, toreó en Castelló la tarde del 13 de marzo de 1944. En esta ocasión aportamos el cartel de la feria que, por aquel entonces, constó de dos únicas corridas de toros. En la segunda, nuestro protagonista se acarteló con Pepe Luis Vázquez y Andaluz en la lidia de astados de Eduardo Miura. Además, recogemos las apreciaciones del crítico local J. Castelló, aparecidas en el periódico 'Mediterráneo' del día siguiente:


“Segundo.- ’Banderillero’, negro, corniabrochado, núm. 61. Se acerca cuatro veces a los montados, derribando en una. El toro se arrancaba con alegría a los caballos. En quites sobresalió uno de Gallito y otro de Andaluz. Dos pares y medio.

Gallito, de naranja y plata, inicia la faena con una pase de cabeza a rabo. En un pase se cambia la muleta de mano. El toro está algo aplomado y el matador se arrodilla a toro pasado. Al salir de un pase se queda arrodillado. Gallito torea confiado, pero la faena es más eficaz que artística. Suena la música. Molinete aguantando una tarascada. En la primera igualada deja un pinchazo cayendo el estoque. Rueda de peones. Se acuesta el toro, rematándolo el puntillero al segundo golpe. Ligeros aplausos y después de arrastrado el toro, se ve obligado a saludar desde el tercio. Nada de nada.

(…)

Quinto.- ‘Cantisguero’, número 15, cárdeno, bien de cabeza. Buena lámina de toro. Después de doblarlo Joaquinillo (sic), Gallito en el tercio del 5 lo recibe de rodillas, luego de pie da varias verónicas estupendas, liándose el toro a la faja. Ovación enorme. Es lo único que hemos visto de arte. El toro es bueno y bravo, entrando cuatro veces a la puya. Los matadores se lucen en los quites. Por no perder la costumbre los rehileteros lo hacen bastante mal.

Gallito empieza bien. Lo dobla con pases por bajo, cambiándose la muleta de mano. Lástima que no hubiera el reposo necesario en los pies. En la primera igualada deja un pinchazo que el toro escupe. Lástima de toro. Más mantazos por la cara y de tirón. Entrando habilidosamente suelta un pinchazo, cayéndose el estoque. Rueda de peones y suenan pitos. Intento de descabello. Aburrido se acuesta el toro, levantándolo el puntillero. Hasta ahí tenemos desgracia. Otro intento de descabello. Se acuesta por fin, rematándolo el puntillero. Pita general.”


Y ya en el resumen general, añade:


“Gallito, con el capote, nos demostró lo artista que es, pero con la muleta continúa siendo lo medroso de antes. Por ello el año anterior toreó menos corridas que el otro y esta temporada lleva camino de vestirse el traje de torero menos aún. Le falta decisión. Muy pinturero pero con solo medios pases. Ni una sola vez se pasó el toro con la muleta. Y este engaño el público no lo admite. Le tocó un toro bravo y no lo aprovechó. Otro que ha perdido el cartel de Castellón”. 

dimecres, 9 de març de 2022

JOSÉ Y JUAN: PAPELES INVERTIDOS EN TALAVERA

¿Qué hubiera pasado si las vidas de José y Juan se hubiesen invertido en Talavera?  Seguro que cada aficionado con cierta perspectiva histórica tiene una opinión sobre cómo hubiera sido la Fiesta y cómo sería ahora. La pregunta, se la contesta Domingo Delgado de la Cámara en un texto de 300 páginas, publicado a finales del pasado año, en la editorial Modus Operandi. 

A Talavera no puede acudir José por indisposición y le pide a Juan que lo sustituya. El resto es bien conocido. Pero el verdadero ejercicio imaginativo no ha hecho más que empezar. Las fechas cumbres en la historia del toreo alteran su protagonista y, siempre cimentados en hechos constatables, se suceden los acontecimientos en base a la lógica. Por ejemplo, la Monumental de Sevilla hubiera quedado como plaza única de la ciudad en detrimento de la Maestranza y José hubiera mandando, dentro del ruedo y fuera de él con la complicidad de Eduardo Pagés, hasta entrados los años treinta del pasado siglo. 

Además, en su faceta de ganadero, hubiera sentado las bases de la ganadería actual desarrollando las múltiples cualidades de la vacada de Tamarón, que ha pasado a la historia en manos del Conde de la Corte. 

Domingo, reconocido aficionado que no rehúye la polémica, analiza de una manera muy sui géneris la relación de Gallito con los acontecimientos sociopolíticos y con los toreros más destacados de las cuatro décadas que van de su desaparición real a la ficticia, quedando patente una opinión que no deja indiferente al lector. 

'La otra vida de Joselito' es un texto ágil y dinámico, muy entretenido, donde vuela la fantasía sin despegar los pies del suelo. Un aporte muy original a la ahora notable literatura gallista que, hasta hace pocos años, estaba en deuda con el Rey de los Toreros. 

diumenge, 6 de març de 2022

UN GALLO EN LAS PRIMERAS IMÁGENES TELEVISIVAS

Rafael Ortega en el festejo del 8 de agosto de 1948 (Fotografía de El Ruedo)


En 1948 la televisión estaba comenzando su andadura en España, con diversas pruebas para determinar el alcance y calidad de las imágenes.

El 8 de agosto se retransmitió el festejo desde la madrileña plaza de toros de Vista Alegre. Manuel Álvarez ‘Andaluz’, Rafael Ortega ‘Gallito’ y Manolo Escudero se enfrentaron a reses del duque de Tovar.

En la sala de fiestas del Círculo de Bellas Artes de Madrid se instaló una pantalla gigante en la que el público, que llenó el recinto, pudo seguir el desarrollo de la corrida, previo pago de 15 pesetas de entrada.

En ensayo resultó un fracaso completo. En la pantalla solo se veían rayas y se oía la voz del locutor. Se devolvió el importe de las localidades. Además, la corrida fue muy deslucida, con viento e incluso frío, ganado manso y aburrimiento general en los tendidos. Por si fuera poco, ‘Gallito’ hubo de retirarse a la enfermería tras acabar con sus enemigos por un fuerte dolor lumbar. 

dimecres, 2 de març de 2022

'GALLITO CHICO' (EL GALLO VII), HÉROE POR UN DÍA EN BARCELONA


José Gómez 'Gallito Chico'. Archivo de Antonio Santainés

                                                                           

El crítico Antonio Santainés el 30 de abril de 2006 publicó en la edición catalana del ABC una semblanza de José Ortega ‘Gallito Chico’, hijo de Enrique Ortega ‘El Cuco’ y de Gabriela Gómez, sobrino, por tanto, de Rafael y de Joselito.

El artículo se centraba, inicialmente, en el éxito obtenido por el diestro en su debut como novillero en la plaza Monumental de Barcelona. Fue el 24 de junio de 1942. En el cartel, acompañaban a ‘Gallito’ Juan Mari Pérez Tabernero, Paco Bullido y Miguel Antonio Roldán. Los novillos lucieron la divisa de María Montalvo, seis, uno de Villamarta y otro del conde de Ruiseñada.

 

Y con Gallito Chico hemos topado. Había nacido en Alcalá de Guadaira el 26 de septiembre de 1923. y, fue tal el éxito obtenido y tanta la resonancia que adquirió la faena de este Gallito Chico con el cuarto montalvo, de nombre Marismeño, número 74, que a él dedicamos, sin rubor, esta semblanza.

 La faena fue magistral y ungida por repajolera gracia. Cortó las orejas y el rabo y a mí me pareció Gallito por los cuatro costados. Torero porque había solera gitana y porque lo llevaba en la masa de la sangre y en la entraña como un depósito acumulado por varias generaciones de gitanos toreros y de toreros gitanos.

 Aquel muchachito con cara agitanada me pareció un torero grande. Llegué a pensar que por el camino que había emprendido daría mucho que hacer a los demás toreros. O alguna tarde incluso daría que hacer a los guardias porque si no hubiera dejado de ser lo que era: Gallito y gitano por los cuatro costados.


 Salí de la Monumental contento. A pesar de aguantar ocho novillos y sudar la gota gorda. Gallito Chico me pareció un torero grande porque todo lo que hacía estaba tocado por el dedo de la gracia.

 Habían transcurrido muchos años y en uno de mis viajes a Madrid le recordé aquel faenon que tampoco él había olvidado. Y me contó: «Mi hermano Rafael no quería que me presentara en Barcelona de novillero hasta que no fuera el debut de Juan Mari Pérez Tabernero porque iba a llevar una novillada suya. Esperé.

 Había toreado en Málaga, Granada y Gijón. Llevaba cinco novilladas. En Gijón me dieron un aviso. La cosa estuvo regular y claro me tenía que sacar la espina.

Fui de Gijón a Madrid y fue cuando me dieron la noticia de que toreaba en Barcelona el día de San Juan. Cogimos el tren dos días antes para Barcelona. Vine con un picador y un banderillero que se llamaba Villalba. Que por cierto me dio un cólico en el tren tremendo. Y, claro, cuando llegué a Barcelona estaba malo. Había comido algo en el tren que no me sentó bien. Me hospedaba en el Hotel España. Me llevé toda la noche toreando delante del espejo. Con la toalla. Tenía mucha afición. Y se me dio un debut muy agraciado.

 
Creo que Balañá me pagó doce o catorce mil pesetas. En cuanto terminó la corrida llamó al Hotel España. Le dijo a mi apoderado que era entonces Miguel Prieto, que nos invitaba a cenar. Después me llevó a un cabaret a tomar unas copas. Y por la noche me hizo cinco novilladas».

 De aquElla novillada recuerdo, además, el gran quite que en el octavo novillo del conde de Ruiseñada, le hizo Pascual Bernal a Ramón Corpas, saltando al ruedo con el capote de paseo en la mano.

 Gallito Chico toreó, además, aquel año en Barcelona los días 23 y 30 de julio, el 15 de agosto, 13 de septiembre y el 21 de febrero de 1943. No remontó más el vuelo ni le localizo más fechas. Fue héroe por un día. Y no más. Aún tuvo agallas para presentarse el 22 de agosto de 1943 en Madrid con Fidel Rosalem ‘Rosalito’ y Eugenio Fernández ‘Angelete’. Recordaba de sus andanzas toreras, un pintoresco suceso en Valero (Salamanca), como subalterno de su hermano Rafael. Observaron que el único burladero que había estaba lleno de personas. Al decirles a los ocupantes que se fueron de allí, les contestaron: ¡Ah! Muy bien. Y se fueron llevándose el burladero a otra parte. 

diumenge, 27 de febrer de 2022

RAFAEL EN RUSIA

 

El doctor Gregorio Marañón

Gregorio Marañón Moya, hijo del conocido doctor Gregorio Marañón, publicó dos artículos en el ABC (24 y 25 de mayo de 1983), en una serie que el diario madrileño dedicó a ‘Los intelectuales y los toros’. El autor centró sus colaboraciones en la relación que tuvo su padre con el mundo del toro.

En el artículo del día 2
4, contó la siguiente anécdota de Rafael.

Un día, almorzando en San Sebastián, Rafael ‘El Gallo’ le dijo a mi padre y a otros amigos que él conocía toda América, Francia, Italia y Rusia. Mi padre, asombrado, le preguntó:

-En América y Francia ha toreado usted mucho. En Italia tiene usted buenos amigos y admiradores. Pero, ¿cómo fue usted a Rusia?

Rafael contestó rápido:

-Tomé un barco en Santander, desembarqué en Francia y…..¡cogí a la derecha!

dimecres, 23 de febrer de 2022

RICARDO ZAMORA, JOSELITO Y EL PORVENIR DEL FÚTBOL

 


Entrevista a Ricardo Zamora realizada por Ramón Martínez de la Riva.  Se publicó en Blanco y Negro  el 8 de junio de 1924

 

Ricardo Zamora: Le voy a contar algo curioso respecto a esto, y que me ocurrió poco antes de la muerte del pobre Joselito. Coincidíamos en un viaje a Sevilla. Él iba a torear y yo a jugar un partido. Joselito, gran entusiasta del fútbol —era socio del Club Sevilla, y jugaba con frecuencia—, me exponía sus temores de que el moderno deporte causara gran perjuicio a la tradicional fiesta de toros, puesto que en Sevilla, cuna de la tauromaquia, el fútbol iba adquiriendo una afición arrolladora. Yo procuraba demostrarle lo contrario, que, como le digo, he sostenido siempre; pero ocurrió algo verdaderamente gracioso, y fue que en todas las estaciones, atraídos por la importancia del partido que iba a celebrarse en Sevilla, acudían a saludarme los equipos y aficionados de los pueblos —sabido es ya que no hay pueblo en España sin equipo de fútbol— y nadie se preocupaba de la enorme figura, verdadero ídolo de los públicos, que me acompañaba. Joselito comentó: "Desengáñese, Zamora, el porvenir es de ustedes. El futbolista eclipsará al torero."

 Y Joselito se equivocaba—terminó diciéndome Zamora—, como lo prueba la corrida a que acabamos de asistir, en la que se han agotado los billetes, disputados a precios altísimos.

diumenge, 20 de febrer de 2022

HISTORIA DE UNA GANADERÍA Y DE UN TORO: 'BAILAOR' Y LA VIUDA DE ORTEGA

 

En el ABC de 14 de mayo de 1977, Tomás León expone un resumen de la obra de Ángel Hernáiz La última corrida de Joselito. Se detiene, especialmente, en la historia de la ganadería de la viuda de Ortega y en la genealogía del toro ‘Bailaor’.

 

La fundación, pues, de la ganadería de doña Josefa Corrochano, viuda de Vicente Ortega, la inicia su hijo mayor, de nombre Venancio, con la compra de veinticinco eralas al duque de Veragua, en el año de 1909, y otras tantas utreras en el de 1910, con el mismo hierro ducal.

Procuró entonces don Venancio de los ganaderos andaluces la adquisición de un semental con el que cubrir las novillas veragüeñas, mas, no lográndolo, hizo trato con don Amador García, criador salmantino de reses bravas, a quien compró un toro-padre, de bonita lámina, llamado «Espartero», y de cuya res obtuvo numerosa descendencia, pero, atacado el animal de hormiguillo, «afección contagiosa muy propensa —se cree— a ser adquirida por animales de ciertas ganaderías o familias», tanto el semental como las hembras habidas con el cruce fueron sacrificados en el matadero de Talavera, a excepción de los machos, que, lidiados en diferentes ocasiones y plazas, consiguióse su total extinción en el año de 1917.

Jugó don Venancio la primera novillada (también es coincidencia) el 16 de mayo de 1915, en la que participaron como estoqueadores Emilio Cortell Valls «Cortijano»; Enrique Rodríguez «Manolete II» y Faustino Vigióla del Torco «Torquito II».

Salvado el contratiempo y decidido don Venancio a obtener de nueva cruza reses finas y limpias para la lidia, consiguió de don Dionisio Peláez, ganadero y gran aficionado que tenía su vacada en el «Soto de Entrambos Ríos», del término municipal de Talavera, un magnífico ejemplar de pura raza de Santa Coloma, llamado «Canastillo», de pelo negro mulato, tipo Ibarra, marcado con el número cuarenta, y procreador con la vaca veragüeña «Bailaora» de «Bailaor»,

La adquisición de «Canastillo» la hizo don Venancio en el año de 1914, y en el quince ya obtenía las primeras crías del cruce Veragua-Santa Coloma, cuya primera corrida fue estoqueada en la plaza de toros de Alcalá de Henares, el día 25de agosto de 1919, por los diestros Paco Madrid, Pedro Carranza «Algabeño II» e Ignacio Sánchez Mejías.

La segunda corrida que lidió don Venancio no fue otra que la fatal de Talavera de la Reina, el día 16 de mayo de 1920, y aquí, con Joselito, virtualmente feneció la tristemente célebre ganadería de la señora viuda de Ortega.

 

dimecres, 16 de febrer de 2022

JOSELITO EN LA LITERATURA

Antonio Burgos ganó en 1982 el Premio Ateneo con la obra 'Las cabañuelas de agosto', en la que relata la convulsa vida sevillana de los años veinte y primera mitad de los treinta del siglo pasado. Guido, aristócrata venido a menos de evocaciones y hechos claramente machadianos, y Paco, son dos amigos que se conocen en el colegio, llegando su historia hasta principios del conflicto civil.

Por aquel tiempo seguía muy viva la figura de Joselito y hay tres referencias puntuales en la obra. Así, en un pasaje de infancia, en el que Guido Flores habla con sus compañeros de colegio de toros, alguien le pregunta:

"- Flores,  ¿y es verdad que Joselito iba a tu casa?

-Sí, yo tengo un retrato con él, que estoy de pañales y Joselito me tiene cogido en brazos..."

Antonio Burgos evoca en otro párrafo a un célebre personaje de aquel tiempo: El Bizco Pardal, un flamenco todoterreno que cantaba y bailaba a principios del XX en el Café Nevería La Alegría. Además, contaba chistes...

"... Ahora cuéntame uno del Bizco Pardal...

-Pues iba el Bizco Pardal con Joselito el Gallo..."

Y por fin, evocando las tabernas de entonces, refiere:

"... no olvida Paco Fuentes aún aquel olor de amoniaco, de serrín, de vino del Aljarafe, el borracho que siempre se le acercaba cuando, abrochándose la portañuela, buscaba la calle entre los almanaques de anís y los cuadros de las mesas redondas con lejanas temporadas de Joselito el Gallo...".

diumenge, 13 de febrer de 2022

JOSELITO VISTO POR JULIÁN ALCARAZ

 


El pintor murciano Julián Alcaraz (1.876 -1.952) fue amigo personal de Joselito. Desde pequeño centró su actividad en el toro de lidia y pasó a trabajar para la reputada Litografía Ortega de Valencia. 

La obra que nos ocupa recoge la figura de Joselito ataviado con un terno azul muy recargado con el capote de paseo al brazo y la montera calada. Es de destacar el pañuelo que asoma en la chaquetilla, prenda actualmente en desuso salvo algunas excepciones como la de Morante de la Puebla. 





diumenge, 6 de febrer de 2022

JOSELITO VISTO POR GENARO PALAU

 Una de las obras más emblemática del museo taurino instalado en La Maestranza de Sevilla, es el cuadro que pintó Genaro Palau Romero (Torrent, 1868 - València, 1933). Joselito, en el último tiempo de una larga cordobesa. 

Una reproducción de la obra en gran tamaño, que sirve para anunciar el museo, puede adquirirse en la tienda de la plaza.