diumenge, 15 de desembre de 2019

EL SEÑOR FERNANDO Y LOS POLLOS COJOS


Ángel Caamaño ‘El Barquero’, dramaturgo y crítico taurino del Heraldo de Madrid, recoge, en su obra De la torería, publicada en 1914, la siguiente anécdota protagonizada por el señor Fernando.

Doña Gregoria Echezarreta (famosa pupilera vascongada, establecida durante muchos años en la calle de León, en Madrid), tuvo siempre alojada en su casa á la flor y nata de la torería, y entre otros que consideraron siempre insustituible aquella casa, figuraron el gran Guerrita y el inolvidable maestro Fernando Gómez, el Gallo.

Una larga temporada pasó allí también el diestro onubense Miguel Báez, Litri, el cual llevaba en su cuadrilla á un banderillero apodado La Vieja, verdadero demonio que traía revuelta á toda la servidumbre de la casa.

La Vieja, componiéndoselas Dios sabe cómo, al servirse el plato de ave (gallina, pollo, perdiz, pichón, etc.), se apropiaba por lo menos de una de las patas del animalito, y con tal mutilación llegaban á la presencia de Fernando Gómez las víctimas plumíferas.

El primer día no dijo nada Gallito. El segundo ya se molestó un tanto. El tercero amenazó á la camarera con ponerlo en conocimiento de doña Gregoria; y como los bichos continuaban presentándose imperfectos, Fernando, muy incomodado, dijo á la sirviente:

—Deja ahí á ese probesito pollo cojo, y llama á la señora.

Acudió ésta muy solícita, y preguntó á Gallito',

—¿Qué quieres, Fernando?

 —¿Que qué quiero? Pos que me conteste osté á una cosa.

—Tú dirás.

—Pos voy, y digo que aonde merca osté las aves dende hase ocho días. ¿Es en el hespitá de inválidos, por una casoliá?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.