diumenge, 18 de juliol de 2021

EL CAPOTE DE RAFAEL (TESTIMONIO DE GERARDO DIEGO)

 

Rafael en el remate de un quite (Colección ABC)

En el número de El Ruedo publicado el 23 de marzo de 1967, Gerardo Diego enjuiciaba el toreo de capote de Rafael.

Detrás de Juan vinieron los toreros gitanos, precedidos por El Gallo. Y con ellos el lanceo lánguido y bajas las manos. En Rafael "El Gallo" era mejor el toreo a una mano o con las dos, pero por la cara y variando los adornos. Su repertorio de largas ha sido el más fantástico y bello que yo he podido presenciar. Recuerdo una corrida de Beneficencia en Madrid en que Ignacio Sánchez Mejía me llevó a la plaza. Entramos, ya empezada la corrida, y desde un palco vimos al veragua, uno de aquellos veraguas prodigiosos de robustez y hermosura, embestir a un picador y a Rafael hacerle el quite sacándole con una larga, luciendo una majestad aliada con una gracia calada y, por supuesto, con una precisión magistral para llevar toreado al toro y para cuidar el revoleo de flor del capote. Ignacio y yo nos entusiasmamos, Y mi amigo, el esforzado torero, a quien tales primores le estaban negados, aunque su arrojo diese a su lidia momentos tan inolvidables, me dijo:


"Eso no lo hace ya más que Rafael. Y con cincuenta años casi."

La inspiración de Rafael en el primer tercio era tan inagotable que, por ejemplo, yo le vi, y dos veces seguidas, quitar arrodillándose antes de salir el toro del caballo, sabiendo situarse en el sitio exacto para dar largas afaroladas, la segunda tan ceñida, que hubo de inclinar violentamente la cabeza para que no se la tronchara



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.