dimecres, 19 de desembre de 2018

MUERTE Y FUNERAL DEL SEÑOR FERNANDO

En la revista La Lidia del 16 de agosto de 1897 apareció la siguiente crónica en torno a la muerte y funeral del señor Fernando.

A las dos de la tarde del día 2 de Agosto, y después de haber recibido los Santos Sacramentos, falleció en la huerta denominada del Algarrobo, término de Gelves, el veterano torero Fernando Gómez (el Gallo).

Amortajado por su tío D. Emilio Alcalá y el picador Pimienta, se le colocó en una de las habitaciones de la casa, sobre una modesta plataforma, á cuyos lados se pusieron cuatro blandones.

Durante la noche velaron el cadáver del célébre diestro sus hermanos políticos, el ya nombrado Pimienta, el viejo torero Joaquín Ortíz, Vidal y Cansino.

El entierro se verificó el día siguiente, á las cinco y media de la tarde, á cuya hora se puso en marcha la comitiva.



Cerrada la caja, fue llevada en hombros hasta la salida del pueblo, por Pimienta y los Sres. Espejo, Cansino y Zambrano.

Colocóse luego el féretro en una lujosa carroza, tirada por cuatro briosos caballos lujosamente empenachados. Al carro mortuorio seguían gran número de coches ocupados por muchos amigos del difunto, entre los que figuraban los señores Pérez de la Concha (D. T.), Vaquero, Torres Navarro, padre del Bombita, Vela, Díaz Hidalgo, Ramos, Benavente, Chaves, Hernández, Gutiérrez, Reyes, González, Cansino y no pocos de los toreros que se encontraban en Sevilla.

Guerrita
El día 4, á las ocho y media de la mañana, se celebraron los funerales en la iglesia parroquial de San Lorenzo, formando el duelo D. Miguel Corona, D. Francisco Mata, D. José Antonio Adalid, D. Luis Ibarra, D. Plácido Zambrano, D. Juan Cansino, D. José Martín, D. Benjamín del Vando, D. Juan Conradi, don Tomás Pérez de la Concha D. Cristóbal Bonilla y D . Francisco Fuentes. 

 Asistieron al fúnebre acto los diestros Fuentes, Bonarillo, Algabeño, Pulga de Triana, Vaquerito, Tenreyro, Blanquito, Primito y otros; los ganaderos, Sres. Halcón, Cámara (representado) y Cámara; muchos aficionados y representantes de la prensa taurina de Sevilla.


Pocas horas antes de morir, y cuando ya notó que se le escapaba la vida, llamó á una de sus hijas, le pidió papel y pluma y trazó con letra apenas inteligible las siguientes líneas: «A mi compadre Guerrita: En la hora de mi muerte le pido que no deje sin pan á mis hijos. Se lo pide moribundo su compadre, GALLITO.»

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.